Seúl, 9 ene (EFE).-. Un exdiplomático norcoreano que desertó a Corea del Sur en 2016 pidió hoy al Gobierno de Seúl que proteja a Jo Song-gil, el embajador de Corea del Norte en funciones en Italia desaparecido desde noviembre y que podría estar solicitando asilo en un tercer país.

“Pedimos al Gobierno surcoreano que inste a Italia a garantizar la seguridad de Jo y su familia y que se asegure de que tienen voluntad de venir libremente a Corea del Sur”, dijo en rueda de prensa Thae Yong-ho, que era encargado de negocios en la embajada de Londres cuando desertó al Sur hace más de dos años.

El evento fue convocado por un grupo que además de a Thae incluye a reputados desertores, académicos, políticos retirados o activistas de derechos humanos y que pide a Seúl el garantizar la protección de Jo y su familia, de acuerdo a lo estipulado en la Constitución surcoreana.

La Carta Magna sureña considera el norte de la península parte del territorio nacional y a sus habitantes como ciudadanos de la República de Corea (nombre oficial de Corea del Sur).

Pese a que el grupo defiende la libertad de elección del diplomático desaparecido, el exencargado de negocios en la Embajada de Londres instó a Jo a que elija Corea del Sur como destino argumentando que para un funcionario norcoreano que deserta es “más una obligación que una elección” el venir al país vecino.

Jo, de 48 años, era el encargado de negocio y estaba al frente de la embajada norcoreana desde octubre de 2017 tras la decisión del Gobierno de Roma de expulsar a Mun Jung-nam como embajador como castigo por la prueba nuclear realizada por el régimen el mes anterior.

Jo y su familia no han vuelto a ser vistos desde principios de noviembre, pocas semanas antes de que concluyera su misión en Italia a final de ese mes.

Se cree que todos se hallan escondidos en Italia y que han solicitado asilo en un tercer país.

El Gobierno de Roma negó el pasado 3 de enero que Jo haya cursado una petición de asilo para quedarse en Italia.