Nairobi, 7 jun (EFE).- El ex primer ministro de Kenia Raila Odinga viaja hoy a Sudáfrica para reunirse con el exvicepresidente sursudanés y líder de la oposición armada, Riek Machar, en su papel como mediador en la solución del conflicto de Sudán del Sur.

Odinga, actual líder de la oposición en Kenia, se reunió con el presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir, en Yuba el pasado 24 de mayo para abordar la crisis política y el conflicto que tiene lugar en el país desde 2013.

Y hoy viaja a Sudáfrica para entrevistarse con Machar, que se encuentra allí bajo arresto domiciliario, según informó hoy el diario keniano The Standard.

Se espera que, además de con Machar, el ex primer ministro keniano se reúna con el presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, para tratar la situación en Sudán del Sur y conseguir un compromiso para la paz.

La semana pasada, la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo en el Este de África (IGAD), que actúa como mediadora, dio a los dos líderes sursudaneses como límite para fijar una reunión cara a cara hasta el 30 de junio, antes de la próxima cumbre de la Unión Africana (UA) que se celebrará en Mauritania, adonde acudirán los jefes de Estado y Gobierno el 1 y 2 de julio.

El secretario de prensa de Kirr, Ateny Wek Ateny, señaló a Efe este martes que el mandatario aceptó reunirse con Machar para “no ser visto como el que no quiere alcanzar la paz en el país”.

Pero Kiir no aceptará que el líder opositor vuelva a su anterior cargo de vicepresidente, que ocupó por última vez en 2016 en el marco de un gabinete de unidad nacional acordado por las dos partes y que sólo duró pocos meses.

Odinga, que también vivió momentos muy tensos con el presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, el pasado año durante un periodo electoral convulso y que dejó decenas de muertes en Kenia, busca perfilarse con esta mediación como “hombre de Estado” y figura keniana de referencia en asuntos internacionales y diplomáticos.

Odinga, líder de la coalición opositora Súper Alianza Nacional (NASA), ha adoptado ese papel tras la reunión que tuvo con Kenyatta el pasado 9 de marzo por primera vez desde los comicios, en la que anunciaron un acuerdo para resolver la crisis política en Kenia.

El conflicto en Sudán del Sur estalló en diciembre de 2013 entre Kiir, de la etnia dinka, y los leales a su entonces vicepresidente, Machar, de la tribu nuer.

Ambos alcanzaron un acuerdo de paz en Adís Abeba en 2015 que llevó a la creación de un Gobierno de unidad, pero en 2016 volvió la violencia.

En diciembre pasado entró en vigor un cese de hostilidades en todo el país, pero desde entonces tanto el Ejército como los rebeldes se han acusado mutuamente de la continuación de los ataques.