Dublín, 22 abr (EFE).- La Policía norirlandesa (PSNI) mantiene hoy un dispositivo de seguridad en el norte de Belfast después de que un coche patrulla fuera atacado la pasada noche, lo que obligó a evacuar del lugar del incidente a varias familias.

Un portavoz de la PSNI explicó que el ataque se produjo anoche cuando unos desconocidos lanzaron un artefacto explosivo contra un vehículo policial que transitaba por el barrio de New Lodge.

La fuente indicó que la agresión no produjo heridos ni daños en el vehículo, si bien las fuerzas del orden procedieron a desalojar a los residentes de esta zona del norte de Belfast, integrada principalmente por miembros de la comunicad católica-nacionalista.

Las familias han sido acomodadas, «por su seguridad», en un centro comunitario cercano, mientras la PSNI investiga sobre el terreno una acción que podría ser obra de grupos disidentes del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA), agregó el portavoz.

«Nuestra prioridad es garantizar que la zona es inspeccionada a fondo y que es segura para sus residentes», señaló a los medios el agente de la PSNI encargado del caso, Anthony McNally.

Artificieros del Ejército británico continúan hoy examinando el artefacto lanzado contra el coche de la PSNI, indicó el portavoz.