Madrid, 11 jul (EFE).- El Gobierno ha dicho hoy que espera que el recuerdo de la matanza hace veinte años de más de 8.000 musulmanes de Srebrenica a manos de las fuerzas serbobosnias permita a Bosnia «seguir avanzando en el camino hacia la reconciliación».

Veinte años después de esa matanza, unas 50.000 personas de todo el mundo rinden hoy homenaje a las víctimas de ese crimen, el mayor en Europa después de la II Guerra Mundial.

«España transmite sus condolencias al Gobierno, al pueblo de Bosnia y Herzegovina y a los familiares de las víctimas de estos crímenes de genocidio, así como de los demás crímenes cometidos en este conflicto», señala el Ejecutivo a través de un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores.

El Gobierno recuerda que España participa activamente en todos los foros internacionales para evitar que puedan repetirse crímenes similares.

El antiguo enclave de Srebrenica, una zona protegida por soldados holandeses de la ONU, fue conquistado el 11 de julio de 1995 por las tropas serbobosnias bajo el mando del general Ratko Mladic.

Dos días después comenzaron las ejecuciones masivas de musulmanes, civiles en su gran mayoría, y luego fueron expulsados más de 23.000 mujeres y niños.