Zagreb, 16 dic (EFE).- Eslovenia informó hoy de que ha decidido seguir construyendo vallas de alambrado en toda su frontera con Croacia para impedir cualquier eventual entrada incontrolada de refugiados, ante indicios de un posible desvío de la ruta de los Balcanes hacia el sur.

Así lo informó hoy el secretario de Estado del ministerio del Interior esloveno, Bostjan Stefic, según la agencia de noticias eslovena STA.

El político aludió a recientes informaciones de que la ruta migratoria balcánica, por la que cientos de miles de refugiados han pasado de Oriente Medio hacia Alemania y otros países nórdicos, se desviará hacia el sur de Croacia.

“Es posible que el flujo migratorio se desvíe a otras partes de la frontera”, dijo Stefic, que también consideró “necesario introducir medidas en toda la frontera estatal”, que mide 650 kilómetros.

Hasta ahora, se ha instalado vallas de alambre de púa en un total de 137 kilómetros, precisó el secretario de Estado.

Cuando Hungría selló su frontera con Croacia a mediados de octubre, la “ruta Balcánica” de refugiados se desvió hacia Eslovenia.

A partir de entonces, el pequeño país de dos millones de habitantes ha registrado una fuerte afluencia diaria, con picos de hasta 10.000 aspirantes a asilo que atraviesan su territorio en su camino al norte de Europa.

El flujo, aunque continúa, se ha reducido en las últimas semanas debido en parte al empeoramiento del clima, pero también por la decisión de las autoridades de limitar el permiso de entrada a aquellas personas que huyen de conflictos bélicos, principalmente sirios, iraquíes y afganos.