Madrid, 1 jul (EFE).- Centenares de miles de personas participaron hoy en Madrid en la manifestación del World Pride 2017, que ha puesto el foco en la situación en todo el mundo de gais, lesbianas, bisexuales, transexuales e intersexuales, perseguidos aún en numerosos países.

«Por los derechos LGTBI en todo el mundo» era la pancarta que, en inglés y en español, abría la marcha, sostenida por representantes de organizaciones, movimientos sociales y partidos políticos.

Otras pancartas escritas en diferentes idiomas seguían a la cabecera de esta manifestación para reclamar que todos los países legislen hasta alcanzar la plena igualdad entre personas LGTBI y el resto de la sociedad.

Los organizadores anunciaron la presencia de cerca de dos millones de personas a esta marcha, con la intención de convertirla en la más multitudinaria de la historia con esa temática y las autoridades manejaban una estimación de entre uno y dos millones de asistentes.

Tras las pancartas era el momento de que por algunas de las calles más emblemáticas del centro de Madrid desfilaran 52 carrozas para combinar el mensaje de igualdad y respeto al colectivo LGTBI con el ambiente festivo.

A bordo de las carrozas, patrocinadas por organizaciones sociales y por empresas privadas, había artistas y famosos que bailaban al ritmo de la música y eran secundados por los participantes, entre los que había varias batucadas y comparsas.

Algunos seguían el recorrido mientras otros se ubicaban masivamente en los laterales, jalonado de numerosas banderas arcoiris, símbolo de la comunidad homosexual, pero también de pelucas, plumas y globos que daban colorido a la marcha.

También se veían banderas nacionales, porque al tratarse de una celebración mundial en la capital española ha habido estos días una notable presencia de extranjeros.

Aunque no había ninguna amenaza específica contra el World Pride las autoridades desplegaron un importante dispositivo de seguridad, con 3.500 agentes de policías, sanitarios y de emergencias.

Entre otras medidas de seguridad, se interpusieron vehículos y otros elementos voluminosos en las calles adyacentes al recorrido para evitar posibles atentados y se dejó expedito un carril de emergencias para asistencia y evacuaciones sanitarias.

Como en otros eventos multitudinarios en la capital española y tras la experiencia de atentados en otras capitales europeas como ocurrió en Londres, Berlín o Niza (Francia) en el último año, se prohibió circular a los vehículos de más de 3.500 kilos de peso en varios distritos del centro de Madrid, y se aplicaron fuertes restricciones al tráfico durante el desfile.

El WorldPride, cuya próxima edición se celebrará en Nueva York, es un evento de InterPride, la asociación mundial de organizadores de Orgullos LGTBI, cuyo objetivo es promover los valores de una sociedad igualitaria.

En la actualidad todavía hay 72 países que criminalizan las relaciones entre personas del mismo sexo y en muchos lugares, aunque no son perseguidos por la ley, son rechazados socialmente, discriminados o acosados.

Según el último informe «Homofobia de Estado», de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gais, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales (ILGA, por sus siglas en inglés), la mayor protección de los homosexuales se registra en los países del norte de América y algunos del Sur, Australia y la mayor parte de Europa.

No es así entre los países de Europa del Este, Rusia, toda Asia, África (excepto Sudáfrica, Seychelles y Cabo Verde), y parte de Centroamérica y América del Sur.

Por el contrario, el matrimonio entre homosexuales es legal en una veintena de países, entre los cuales ya figura, desde este viernes, Alemania.