Johannesburgo, 3 nov (EFE).- El Tribunal Supremo de Apelación sudafricano reprochó este martes a Oscar Pistorius que disparara a través de la puerta del cuarto de baño donde murió su novia, y que lo hiciera sin saber quién había detrás, pues podría haber encontrado una persona “con una metralleta” o un “niño de 12 años”.

Así se pronunciaron algunos de los magistrados de este organismo durante la vista celebrada para resolver el recurso de la Fiscalía contra la condena de cinco años impuesta al atleta por matar involuntariamente a su novia, la modelo Reeva Steenkamp, el 14 de febrero de 2013.

El Ministerio Público solicita que se condene a Pistorius por un delito de asesinato al entender que tenía una clara intención de matar, con independencia de quien hubiese detrás de la puerta, y pide que se eleve su condena a quince años de cárcel.

“¿Pensó Pistorius que tenía derecho a disparar en ese momento?”, preguntó Eric Leach, uno de los cinco juces del tribunal que emitirá su decisión en las próximas semanas, quien subrayó que el atleta “no sabía si detrás de la puerta había un niño de 12 años” o una persona “con una metralleta”.

Según argumentó antes el fiscal, Pistorius sabía que podía acabar con la vida de la persona que había detrás de la puerta del baño, tanto si pensaba que era su novia, la modela Reeva Steenkamp, o el ladrón con quien aseguró confundir a su pareja, lo que le convierte en culpable de asesinato.

“Debió haber previsto que alguien moriría”, declaró el representante del Ministerio Público, quien recriminó a la jueza Thokozile Masipa -responsable del veredicto de homicidio involuntario- que descartara algunas pruebas circunstanciales y la declaración de algunos testigos “clave”.

Masipa aceptó la versión del deportista, según la cual tomó a Steenkamp por un intruso, rechazando así la condena por asesinato.

“Si uno dispara cuatro tiros a través de esa puerta, debe prever que alcanzarán a alguien”, dijo el juez Leach, en línea con los argumentos del fiscal.

El abogado defensor, Barry Roux, quien pide la desestimación del recurso, insistió en que Pistorius actuó presa del pánico y la ansiedad.

“No puede ser que los tribunales den licencia para matar a todos los que tengan desórdenes de ansiedad”, fue la contundente respuesta de otra de los integrantes del Supremo, que celebró la sesión de hoy en su sede de la ciudad de Bloemfontein, en el centro de Sudáfrica.

El fiscal aclaró que, en caso de que el Tribunal Supremo revoque el veredicto, no es partidario de que Pistorius vuelva a ser juzgado, sino de que se sustituya la condena de homicidio por la de asesinato.

Otro de los magistrados del tribunal, el juez Steven Majiedt, se mostró de acuerdo con el fiscal, y explicó que volver a celebrar un juicio no es beneficioso para ninguna de las partes.

Pistorius, de 28 años, cumple condena en arresto domiciliario en una mansión de su familia en Pretoria, adonde fue trasladado el pasado 19 de octubre tras salir por buen comportamiento de la cárcel de la capital sudafricana en la que estaba preso.

En el momento de abandonar la prisión, Pistorius había cumplido casi un año de la pena de cinco que pesa sobre él.

Oscar Pistorius se convirtió en los Juegos de Londres de 2012 en el primer corredor con las dos piernas amputadas en competir en unas Olimpiadas con atletas no discapacitados.

El sudafricano nació con un problema genético que llevó a sus padres a amputarle las dos extremidades inferiores por debajo de las rodillas cuando tenía once meses, y corre sobre dos prótesis de carbono.

La carrera de Pistorius quedó truncada en la mañana en que se supo que había matado a su novia, en la que también quedó arruinada su imagen de icono global de coraje y superación.