Jerusalén, 20 jul (EFE).- El secretario de Defensa de EEUU, Ashton Carter, llegó en las últimas horas a Israel con la intención de reafirmar los lazos estratégicos entre ambos países y aplacar la oposición de este país al acuerdo alcanzado la semana pasada con Irán en materia nuclear.

Carter se reunirá durante su estancia con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y con el ministro Defensa, Moshé Yaalón, entre otros mandatarios con los que departirá sobre el reciente acuerdo, informaron fuentes oficiales.

Israel ha expresado su tajante oposición al pacto del grupo 5+1 por considerar que “deja el camino libre” a Teherán hacia la bomba nuclear, y lo ha calificado de “un mal acuerdo de proporciones históricas”.

No obstante, las relaciones personales entre Netanyahu y el presidente estadounidense, Barack Obama, ya se habían deteriorado considerablemente en los últimos años a raíz de las negociaciones con Irán y de sus discrepancias sobre el proceso de paz en Oriente Medio.

A su salida de Washington para una mini gira que le llevará también a Arabia Saudí y Jordania, otros dos aliados de EEUU en la región que han mostrado su recelo del acuerdo, el Pentágono informó de que Carter “trabajará con Israel para explorar soluciones a los más críticos desafíos, especialmente contrarrestar las actividades desestabilizadoras de Irán y prevenir ataques terroristas”.

Pese a las discrepancias, hoy, lunes, será recibido por Yaalón con una guardia de honor militar en la sede del Ministerio de Defensa, donde estarán reunidos todo el día y sólo por la tarde ofrecerán una rueda de prensa.

Medios locales informaron de que Israel podría solicitar a Washington un incremento en la ayuda financiera de uso militar, y nuevos equipos, para contrarrestar la amenaza que este país ve en un Irán nuclear, si bien en la oficina del primer ministro israelí lo han desmentido.

Uno de los argumentos ofrecidos este fin de semana por el diario Yediot Aharonot es que Netanyahu quiere presionar al Congreso estadounidense para que vote contra el acuerdo, y la aceptación de una mayor ayuda militar en estos momentos podría ser interpretada como que lo asume.

En una entrevista ayer con la televisión CBS estadounidense, el primer ministro advirtió de que “no hay manera de indemnizar a Israel si este acuerdo es aprobado”.