San Salvador, 30 sep (EFE).- El vicepresidente de El Salvador, Félix Ulloa, y delegados de las Naciones Unidas analizaron este lunes la forma en la que el organismo puede ayudar al país centroamericano en la instalación de una comisión internacional contra la corrupción.

El presidente salvadoreño, Nayib Bukele, se reunió el pasado 25 de septiembre en Nueva York con el secretario general de la ONU, António Guterres, para solicitar el apoyo.

En dicho encuentro se anunció el envío de una misión de la ONU a El Salvador para evaluar cómo apoyar la puesta en marcha de la denominada Comisión Internacional Contra la Impunidad en El Salvador (Cicies), apoyada inicialmente por la Organización de los Estados Americanos (OEA).

La OEA y el Ejecutivo salvadoreño firmaron recientemente sendos acuerdos para la creación e instalación de la Cicies.

«Los nuevos enemigos de la sociedad son los corruptos y corruptores y contra ellos tenemos que luchar. La población salvadoreña pide la Cicies y el Gobierno del presidente Bukele luchará contra el flagelo de la corrupción», dijo Ulloa durante el encuentro de este lunes.

Por su parte, la canciller salvadoreña, Alexandra Hill, aseguró a los enviados de la ONU que la Cicies «será un modelo y un ejemplo mundial» por la incorporación de experiencias internacionales.

Según diversos sectores, la Cicies únicamente tendrá la facultad de realizar investigaciones administrativas dentro del Gobierno, dado que su creación no fue avalada por la Asamblea Legislativa y la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

Una comisión de diputados del órgano Legislativo reclamó el viernes pasado a representantes de la OEA que el proyecto de la creación de la referida comisión no pasó previamente por el Congreso.

Desterrar la corrupción de la administración pública se convirtió en un punto de honor en la agenda de Bukele durante la campaña electoral, en la que criticó constantemente a los partidos de sus adversarios por su supuesta relación con casos de malversación de fondos públicos.

No obstante, el medio local Factum publicó recientemente que Bukele supuestamente recibió 1,9 millones de dólares cuando era alcalde de la pequeña localidad de Nuevo Cuscatlán que provenían de la empresa ALBA Pretroleos de El Salvador, investigada por lavado de dinero.

El mandatario, sin admitir o negar que recibió los fondos, señaló el pasado 12 de septiembre al ser preguntado por periodistas que en esa época «no era mala palabra hacer negocios con ALBA Petróleos».

«Yo no hice negocios con ALBA Petróleos, yo hice negocios con una empresa que hizo negocios con ALBA Petróleos», apuntó el mandatario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *