Sharm al Sheij (Egipto), 28 mar (EFE).- El rey saudí, Salman bin Abdulaziz, insistió hoy en que los rebeldes hutíes suponen “una amenaza a la seguridad y la estabilidad de la región”, y que la ofensiva de la coalición en el Yemen continuará “hasta que logre sus objetivos”.

“La injerencia extranjera en el Yemen empujó a las milicias hutíes a arrebatar el poder y ocupar Saná”, denunció el monarca, en alusión a Irán, durante su discurso en la cumbre árabe que comenzó hoy en la ciudad egipcia de Sharm al Sheij.

Arabia Saudí encabeza una coalición árabe, integrada por Emiratos, Kuwait, Baréin y Egipto, entre otros, que comenzó el jueves pasado a bombardear posiciones de los hutíes en el Yemen, en respuesta a una petición del presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi.