Beirut, 2 ago (EFE).- Todos los sirios que quieran regresar al país pueden hacerlo, pero la totalidad de las iniciativas en ese sentido «deben pasar por Damasco», dijo hoy el embajador de Siria en el Líbano, Ali Abdelkarim Ali, en referencia a los planes de Rusia para la vuelta de los refugiados.

El diplomático se reunió hoy con el ministro libanés de Asuntos Exteriores, Gebran Basil, cuyo país ha dado comienzo a un proceso para el retorno voluntario de los refugiados sirios afincados en el Líbano, en colaboración con las autoridades de Damasco.

Según un comunicado del departamento de Basil, Abdelkarim Ali calificó la iniciativa de Moscú de «positiva» y consideró que «facilitará el proceso» de regreso.

Animó a los sirios residentes en el Líbano que «no tengan ningún problema» a que se dirijan a la frontera entre los dos países sin trámites previos.

Hasta el momento, los que emprenden el regreso solicitan el permiso del Gobierno sirio y, en el caso de los jóvenes varones, muchos temen volver a Siria por si les obligan a servir en el Ejército.

Abdelkarim intentó tranquilizarles diciendo que «el presidente (sirio) Bachar el Asad promulga cada año varios decretos de amnistía para los desertores, los que han huido o tienen impedimentos específicos, concediéndoles un plazo para que arreglen su situación».

«Es posible encontrar soluciones tales como pagar una compensación financiera para los que estuvieron más de cuatro años fuera del país», agregó el embajador.

También les animó a volver porque «Siria necesita mano de obra, expertos y jóvenes que se encuentran en el Líbano, Turquía, Jordania, Egipto y otros países vecinos para construir lo que ha sido destruido».

La semana pasada, una delegación de Moscú encabezada por el enviado especial del presidente ruso Vladímir Putin para Siria, Alexandr Lavrentiev, visitó Beirut y presentó un plan para el regreso a Siria de 890.000 refugiados afincados en el Líbano.