Río de Janeiro, 26 ago (EFE).- El primero de los 36 cazas de combate Gripen que Brasil encomendó al fabricante sueco SAAB realizó este lunes con éxito su primer vuelo de prueba, de 65 minutos y en el que fue sometido a testes de maniobra, informó la Fuerza Aérea Brasileña (FAB).

«El Gripen E brasileño realizó su primer vuelo este lunes a las 9.41 hora de Brasilia (12.41 GMT) desde la base de Likoping en Suecia», destacó la Fuerza Aérea en un mensaje que publicó en su cuenta en Twitter.

El organismo agregó que esta primera aeronave será designada como F-39 y matriculada como FAB 4100 cuando sea recibida por la Fuerza Aérea Brasileña, lo que está previsto para el segundo semestre de 2021. Los otros 35 cazas serán recibidos hasta 2026.

La aeronave realizará al menos 900 vuelos antes de ser certificada y entregada a la FAB.

El modelo para Brasil (Gripen E), una nueva versión del cazabombardero Gripen de SAAB, fue desarrollado en conjunto por ingenieros de la empresa sueca y de la brasileña Embraer, que será su socia en el montaje de las aeronaves.

Se trata del modelo E, un monoplaza, de los que SAAB tiene actualmente cuatro en su línea de producción en la fábrica, tres destinados para la fuerza aérea sueca y el otro para la brasileña.

Brasil encomendó 36 aeronaves de combate, de ellas 28 monoplazas y 8 biplazas.

Tras un primer lote de aviones fabricados en Suecia, la producción será trasladada a las plantas en Brasil de Embraer, el tercer mayor fabricante de aviones del mundo y el principal beneficiario del acuerdo de transferencia de tecnología que SAAB firmó con el Gobierno brasileño.

El último lote de 15 unidades será totalmente fabricado en la planta de Embraer en el municipio de Gaviao Peixoto con los ingenieros suecos actuando tan sólo como consultores.

El primero de los cazas construidos en Brasil será entregado a la FAB en 2024, según las previsiones de Embraer.

Los aviones brasileños contarán con una pantalla de control en la cabina mayor que la convencional, y en lugar de las tres con las que cuenta el modelo original, que fue desarrollada por la brasileña AEL, una empresa controlada por la israelí Elbit.

De acuerdo con los ejecutivos suecos, SAAB tiene negociaciones adelantadas para venderle el modelo brasileño a países como Austria y Bulgaria, y planea utilizar su acuerdo con la Embraer como una plataforma de exportación para producir cazas en Brasil y venderlos a otros países latinoamericanos.

La FAB, que inicialmente recibirá todas las unidades encomendadas entre 2021 y 2026, sustituirá varios de los cazas de su flota, principalmente los F-5 y los Mirage 2000, que ya están obsoletos.

SAAB se adjudicó en 2013 el contrato por 5.400 millones de dólares para venderle los 36 cazas a Brasil en una licitación en la que también compitieron los Rafale de la empresa francesa Dassault y los FA-18 Súper Hornet de la estadounidense Boeing.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *