El Cairo, 29 jun (EFE).- El vicepresidente emiratí, Mohamed bin Rashid al Maktum, publicó hoy un poema en el que exhortó a Catar a volver al «rebaño» de los países árabes que han roto relaciones diplomáticas con Doha.

«El lobo se come al mejor» cordero cuando este se aparta de «su rebaño», advierte una de las estrofas del poema, que está ribeteado de metáforas, dichos árabes y cultismos y fue publicado en la cuenta oficial de Instagram del jeque, que también ocupa los cargos de primer ministro de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) y gobernador de Dubai.

El poema hace repetidos llamamientos a la unidad árabe, apelando a la sangre, lengua, religión e historia comunes y le pide a Catar que se aleje de los extranjeros, a la vez que le advierte de su «fragilidad» si se aleja de los árabes.

Asimismo le aconseja a Catar a reconocer «públicamente que le pusieron una serpiente en su ropa», en una clara alusión a la exigencia de que reconozca su supuesto apoyo a grupos terroristas, algo de que le acusan Arabia Saudí, EAU, Baréin y Egipto.

Al Maktum subraya que «el camino» que Doha debe seguir «es obvio», asegura que «la puerta está abierta y su lugar está fijo» y, aparentemente hace una invitación al diálogo, aunque le apremia a aceptar las exigencias árabes al afirmar que «esta es la hora».

Estas palabras contrastan con las del ministro de Asuntos Exteriores de Arabia Saudí, Adel al Jubeir, que en una rueda de prensa celebrada en Washington el pasado martes negó la posibilidad de negociar las exigencias presentadas a Doha.

El ministro de Exteriores catarí, Mohamed bin Abdelrahman al Zani, también en una visita a Washington, consideró como «inaceptable» la postura saudí de no negociar.

Los cuatro países árabes rompieron sus relaciones diplomáticas con Doha el 5 de junio y aplicaron una serie de sanciones económicas.

La semana pasada presentaron una lista de exigencias, entre las que figuran el cierre de la televisión Al Yazira, la expulsión de ciudadanos acusados de terrorismo en otros países árabes y la ruptura de sus lazos con Irán, país con el que Catar comparte la mayor reserva de gas natural del mundo.