Toronto (Canadá), 27 oct (EFE).- El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, nombró hoy a nueve senadores independientes como parte del plan de su Gobierno para reformar la Cámara alta del Parlamento, que ha estado plagada de escándalos en los últimos años.

Con los nombramientos anunciados hoy, el número de senadores independientes se eleva a 32. Además, la Cámara alta canadiense cuenta con 40 senadores conservadores, 21 liberales y hay 12 vacantes.

Trudeau ha indicado que seguirá nombrando a senadores independientes según se produzcan nuevas vacantes para evitar que el Senado esté dominado por los miembros de un partido político.

En el sistema parlamentario canadiense, los senadores no son elegidos por el electorado sino que son nombrados por el primer ministro.

Históricamente, el jefe de Gobierno ha elegido a individuos de su partido. En muchas ocasiones, los escaños en el Senado han sido concedidos a aquellas personas con influencia económica en las finanzas del partido en el Gobierno.

Durante el gobierno del anterior primer ministro, el conservador Stephen Harper, varios senadores fueron investigados por cohecho y malversación de fondos públicos.

El caso más sonoro fue el del senador conservador Mike Duffy, un antiguo periodista que fue nombrado por Harper y juzgado en 2015 por soborno, fraude y otros cargos.

Duffy fue absuelto a principios de este año por los tribunales, pero su juicio reveló que los senadores pueden abusar prácticamente sin consecuencias del sistema de ayudas económicas al que tienen derecho.

El Partido Liberal de Trudeau ganó las elecciones generales de octubre de 2015 con una plataforma que incluía la reforma del Senado para fortalecer la rendición de cuentas ante el público canadiense.

Una de las medidas propuestas por Trudeau fue el nombramiento de senadores independientes para evitar el bipartidismo que ha dominado la Cámara alta desde su creación.

El Senado canadiense es una cámara de representación territorial compuesta por 105 senadores.

Su principal función es revisar las leyes redactadas por la Cámara baja y aprobar los textos legislativos antes de su ratificación por el gobernador general de Canadá, que ejerce como jefe de Estado en representación del monarca británico.

Los senadores permanecen en el cargo hasta que cumplen 75 años, edad a la que tienen la obligación de retirarse.