Erbil (Irak), 27 oct (EFE).- El presidente del Kurdistán iraquí, Masud Barzani, aseguró hoy que las tropas kurdas «peshmergas» participan en la operación militar de Mosul sólo para proteger su territorio de la amenaza del grupo yihadista Estado Islámico (EI).

En una rueda de prensa en el monte Ain al Safra, en el frente de batalla de Jazer, al noreste de Mosul, Barzani reiteró que sus tropas no van a entrar en la ciudad, ya que esa misión ha sido reservada a las fuerzas nacionales iraquíes.

El mandatario kurdo expresó una vez más su satisfacción por la «gran coordinación» entre los «peshmergas» y las fuerzas iraquíes en la campaña militar para liberar Mosul, en la cual las tropas kurdas están actuando sobre todo en el frente norte y las iraquíes, en el este y sur.

Por otra parte, señaló que las fuerzas kurdas no son un «instrumento en las manos de cualquier persona», sino que están luchando para defender su región autónoma de la amenaza del EI.

Al mismo tiempo, agradeció el apoyo prestado por la coalición internacional antiyihadista encabezada por EEUU en su lucha contra el terrorismo, en la que los países aliados participan activamente con la aviación y también con asesores militares sobre el terreno.

Por otra parte, Barzani señaló que el ataque del EI contra la ciudad de Kirkuk, ubicada a unos 170 kilómetros al sureste de Mosul, el pasado día 21 tuvo como objetivo «tapar su fracaso en los frentes de batalla de Mosul».

Decenas de combatientes del EI lanzaron un ataque sorpresa contra el sur de Kirkuk, donde se hicieron con el control de varias comisarías de Policía y mataron a decenas de personas, incluidos 16 trabajadores de una planta eléctrica.

El incidente tuvo lugar pocos días después del comienzo de la ofensiva para arrebatar al EI los territorios que controla en la provincia de Nínive y su capital, Mosul, en manos de los radicales desde junio de 2014.