Teherán, 21 abr (EFE).- El presidente iraní, Hasán Rohaní, afirmó hoy que un acuerdo entre su país y las potencias del Grupo 5+1 (EEUU, China, Francia, Reino Unido, Rusia y Alemania) sobre su polémico programa nuclear será «beneficioso para todos» y significará un impulso para la «estabilidad regional».

Según informa la agencia oficial iraní IRNA, el presidente se expresó así antes de partir rumbo a Yakarta, donde a partir de mañana participará en la Cumbre Asia-África que se realiza en la capital indonesia.

«Irán está comprometido en continuar las negociaciones nucleares y espera que el otro lado muestre su deseo por resolver los asuntos que restan en los próximos encuentros», dijo el mandatario.

En caso de alcanzarse el ansiado acuerdo, éste «aportará beneficios a todos los que participan en las conversaciones y facilitará la cooperación entre Irán y los países de la región», apuntó el presidente.

A mediados de esta semana, Irán y el Grupo 5+1 volverán a reunirse en Viena para retomar las negociaciones nucleares después de que el pasado 2 de abril anunciaran haber llegado a un acuerdo de principios sobre el contenido, que deberá tener un pacto definitivo y ser redactado antes del 1 de julio.

Rohaní añadió que, de momento, las conversaciones han tenido «un buen avance» y que han ido aparejadas con una «mejora en la posición iraní en la escena internacional».

Además, apuntó que las conversaciones han conllevado una mayor «solidaridad» entre los iraníes y apuntó que una apertura de su país al exterior permitirá recibir inversión extranjera y transferencias tecnológicas de otros países.

El ministro de Exteriores de Irán, Mohamad Yavad Zarif, principal negociador nuclear del país, pidió ayer, en un articulo en The New York Times, «más voluntad política» de EEUU y a sus aliados para culminar con éxito las negociaciones nucleares y poder cooperar para resolver los conflictos en el Golfo Pérsico.

«Es el momento de que EEUU y sus aliados occidentales hagan su elección entre la cooperación y la confrontación, entre la negociación y la pasividad, y entre el acuerdo y la coerción», escribió Zarif.

El acuerdo preliminar entre el G5+1 e Irán prevé que Teherán reduzca drásticamente su programa nuclear y acepte una serie de controles sin precedentes para que no se desvíe de sus fines pacíficos, a cambio del levantamiento completo de las sanciones que lastran su economía.