Seúl, 19 oct (EFE).- El presidente de Samsung Electronics, Lee Kun-hee, hospitalizado por un infarto desde mayo del año pasado, volvió a ser en 2015 el accionista más rico de Corea del Sur, según los datos publicados hoy por una compañía de análisis financiero.

Lee acumula títulos por valor de unos 11,48 billones de wones (10.130 millones de dólares/ 9.013 millones de euros), lo que supone un 13,6 por ciento más que el año pasado y le mantiene al frente del listado anual que elabora la web analista de mercado Chaebul.com.

El magnate del gigante tecnológico surcoreano es seguido de cerca por el presidente de la multinacional de cosmética AmorePacific, Suh Kyung-bae, quien posee 9,67 billones de wones en acciones (8.619 millones de dólares/ 7.591 millones de euros), un 47,5 por ciento más que en 2014.

Lee, de 73 años y considerado el máximo directivo del Grupo Samsung además de presidente de la rama de electrónica, sufrió un infarto el 10 de mayo de 2014 y fue hospitalizado para recibir un tratamiento de reanimación cardiopulmonar (RCP).

Su único hijo varón, Lee Jae-yong (también conocido como Jay-yong), de 47 años, ha tomado las riendas del grupo y desde entonces los rumores sobre un relevo definitivo han sido constantes en los medios surcoreanos.

Jae-yong ocupa además el tercer puesto en la lista de los accionistas más ricos de Corea del Sur, con 8,66 billones de wones (7.591 millones de dólares/ 6.797 millones de euros), lo que supone un incremento del 145,3 por ciento respecto al año pasado.

Desde que asumió el liderazgo del Grupo Samsung, el heredero ha destacado por dar importantes pasos hacia la reestructuración del conglomerado surcoreano, como la venta de cuatro de las unidades que habían perdido rentabilidad y la construcción de la que será la mayor planta de semiconductores del mundo.