Estambul, 22 jul (EFE).- La muerte de dos policías, hallados hoy sin vida en su domicilio en una ciudad fronteriza del sureste de Turquía, es obra de la guerrilla kurda del PKK, según asegura un comunicado distribuido por la agencia Firat, habitual portavoz de esta organización.

“En respuesta a la masacre de Suruç, un equipo de ‘fedayín de Apo’ (nombre que recibe el fundador encarcelado del PKK, Abdullah Öcalan) llevó a cabo hoy 22 de julio a las seis de la mañana (03.00 GMT), una operación de castigo contra dos policías que colaboraban con la banda del Estado Islámico”, señala la nota.

Se trata de un escueto comunicado de reivindicación que Firat atribuye al “centro de prensa de las Fuerzas de Defensa del Pueblo, HPG”, denominación de la rama armada del PKK.

Los dos agentes, uno de ellos adscrito a la unidad antiterrorista y el otro a las fuerzas de intervención rápida, fueron encontrados hoy con sendos disparos en la cabeza en el piso que compartían en Ceylanpinar, localidad fronteriza con Siria en la provincia de Sanliurfa.

Numerosos portavoces de la izquierda turca, entre ellos el Partido Democrático de los Pueblos (HDP, izquierdista y prokurdo), el cuarto partido en el Parlamento, han atribuido al Gobierno turco la responsabilidad del atentado suicida que dejó el lunes 32 muertos en la localidad de Suruç, cometido por un joven turco miembro o simpatizante del Estado Islámico.

Esas acusaciones se fundan en lo que consideran aparentemente escaso interés de la policía por desmantelar las redes yihadistas que operan dentro de Turquía y que cometieron el atentado contra un mitin electoral del HDP el pasado 5 de junio en Diyarbakir.

El asesinato de policías en sus domicilios no ha formado parte de las actividades habituales del PKK, que no ha utilizado casi nunca la expresión “fedayín (guerrilleros suicidas o kamikaze) de Apo” para sus comandos.