Teherán, 21 jul (EFE).- El ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Mohamad Yavad Zarif, entregó hoy formalmente el texto del acuerdo alcanzado con el Grupo 5+1 sobre el programa nuclear de su país al Parlamento para que sea revisado y eventualmente aceptado o rechazado por los legisladores.

Zarif presentó el texto del denominado Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, en sus siglas en inglés) durante una comparecencia en la cámara en la que explicó a los legisladores el contenido del documento y la postura del Gobierno ante el acuerdo, según la agencia oficial Irna.

El pasado mes de junio, el Parlamento iraní (Majlís) aprobó una ley que obligaba a los negociadores nucleares a cumplir con las “líneas rojas” establecidas por el líder supremo Alí Jameneí a la hora de llegar a un acuerdo con el Grupo 5+1 (EEUU, Francia, China, Rusia, el Reino Unido y Alemania), así como a someter a su revisión el documento final.

Entre otras cosas, la norma exigía que el JPCOA recogiera la “inmediata y completa” eliminación de todas las sanciones impuestas sobre Irán, así como la prohibición de que la Agencia Internacional de la Energía Atómica (OIEA) pueda acceder a “centros militares, de seguridad o no nucleares que sean sensibles” ni a interrogar a científicos iraníes.

Además, tampoco permite limitaciones para que Irán prosiga sus actividades para desarrollar “un programa nuclear pacífico”, particularmente a la hora de continuar con sus planes de investigación y desarrollo.

Precisamente en su comparecencia Zarif se refirió al asunto de la posible reversibilidad del fin de las sanciones sobre Irán que recoge el JCPOA, uno de los asuntos que más críticas ha recogido en el país desde que se conoció el contenido del acuerdo.

En ese sentido, apuntó que volver a las condiciones previas al pacto, tanto en sanciones como en desarrollo nuclear, es una opción que ambas partes pueden tomar en cualquier momento, aunque consideró que no son recomendables.

Apuntó que las cláusulas que permiten reanudar las sanciones en el Consejo de Seguridad de la ONU no serán fáciles de aplicar y que en cualquier caso dañarán la posición del organismo.

Zarif destacó el contenido del texto nuclear y consideró que durante las negociaciones el país pudo demostrar que acepta el diálogo pero no el “chantaje” sobre los asuntos de su interés.

Asimismo, apuntó que con el JCPOA el mundo entero reconoce ahora el derecho iraní al enriquecimiento nuclear y a la investigación atómica.

Además, apuntó que el resultado de los diálogos de Viena ha supuesto un fracaso del “régimen sionista”, en referencia a Israel, que “nunca ha estado tan aislado entre sus propios aliados”.

Junto a esto, consideró que con el acuerdo Irán verá eliminadas las sanciones a cambio de asegurar que el país no buscará obtener armas atómicas, algo que Teherán “nunca buscó”.

“Asegurar este tema obvio no es un privilegio especial, ya que basados en principios religiosos y humanos, así como en la fatua del líder supremo Alí Jameneí, Irán nunca estuvo ni estará detrás de la búsqueda de armas atómicas”, añadió.

Ayer el Consejo de Seguridad de la ONU ratificó por unanimidad el texto del JCPOA, que autorizó así el comienzo del levantamiento de gran parte de las sanciones impuestas a Teherán.

Según el texto, siete resoluciones de Naciones Unidas sobre Irán -y con ellas multitud de sanciones- dejarán de ser efectivas tan pronto como la Agencia Internacional de la Energía Atómica verifique que el país ha cumplido ciertas condiciones esenciales incluidas en el pacto.

Nada más producirse la resolución de la ONU, Irán envió un comunicado en el que se comprometió a cumplir con el acuerdo si todas las partes implicadas cumplen “de buena fe” con el mismo.