Tokio, 18 oct (EFE).- El ministro de Justicia nipón, Mitsuhide Iwaki, visitó hoy el polémico santuario sintoísta de Yasukuni, ligado al pasado militarista del país y fuente de roces diplomáticos entre Tokio y sus vecinos.

Iwaki acudió al santuario tokiota con motivo de su festival de otoño que se celebra hasta el 20 de octubre.

Su visita promete generar críticas por parte de Corea del Sur y China, que padecieron el dominio colonial nipón durante parte del siglo XX.

El santuario honra a todos los caídos por Japón entre finales del siglo XIX y 1945 y entre ellos se cuentan 14 políticos y oficiales del Ejército Imperial condenados como criminales de clase A por el Tribunal Penal Militar Internacional para el Lejano Oriente al término de la II Guerra Mundial.

En declaraciones recogidas por la agencia Kyodo Iwaki dijo que visitó el recinto para expresar su “gratitud a las almas de los caídos en conflicto que lucharon por el país”.

Iwaki ha sido hasta ahora el único miembro del actual Gobierno que ha ido a Yasukuni durante el festival.

Por su parte, el primer ministro Shinzo Abe, que en la víspera envió al santuario un árbol como ofrenda, no tiene previsto acudir para no repetir episodios como el de diciembre de 2013, cuando visitó el recinto por última vez y desató las iras de Seúl y Pekín.

El gesto, además, resultaría poco prudente de cara a la cumbre de jefes de Gobierno que Tokio, Seúl y Pekín celebrarán en la capital surcoreana en noviembre.

Con el encuentro se quieren reanudar las cumbres de líderes trilaterales celebradas cada año entre 2008 y 2012 y que están en suspenso desde entonces debido al empeoramiento de los lazos diplomáticos en la región tras la llegadas de Abe al poder en Japón, Park Geun-hye en Corea del Sur y Xi Jingping en China.

Las fricciones entre los tres países se han endurecido debido a las interpretaciones sobre el pasado colonial nipón y también a una serie de disputas territoriales.

En cualquier caso, Abe espera poder mantener un encuentro privado con Park durante la cumbre de Seúl, en lo que supondría su primera reunión desde que accedieron al cargo, y también celebrar su tercera cumbre con Xi en el marco de la reunión de líderes del G20 que tendrá lugar en la ciudad turca de Antalya a mediados de noviembre.