Berlín, 19 oct (EFE).- El ministro alemán de Justicia, Heiko Maas, condenó hoy las actividades del movimiento xenófobo Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente (Pegida), que hoy celebra su primer aniversario, al considerar que “siembra el odio que después se convierte en violencia”.

Pegida ha programado como cada lunes una manifestación en el centro de la ciudad de Dresde y, para celebrar su primer año de vida, espera reunir a miles de personas contrarias a la política de acogida de refugiados.

El ministro de Justicia advirtió a quienes se unen a Pegida que “no tienen excusa” si deciden marchar junto a un movimiento fundado por una persona que llegó a disfrazarse como Adolf Hitler y que, en su última concentración, sacó a pasear sendas horcas de madera para la canciller y el vicecanciller.

A su juicio, Pegida debe ser un acicate para que los demócratas ratifiquen su apuesta por una sociedad abierta y tolerante.

El aniversario del movimiento islamófobo llega dos días después de que un hombre acuchillara a la candidata favorita a la alcaldía de la ciudad de Colonia en un ataque presuntamente xenófobo.

Varias organizaciones sociales se manifestarán también hoy en Dresde para mostrar su rechazo a Pegida y en las redes sociales se extiende una campaña bajo el lema “yo soy Dresde” en el que ciudadanos de todos los ámbitos posan con carteles en favor de la tolerancia.

En una entrevista emitida anoche en televisión, el ministro alemán del Interior, Thomas de Maizière, situó a los organizadores de Pegida en los círculos duros de la ultraderecha.