Lisboa, 13 jul (EFE).- El Gobierno portugués defendió hoy que el acuerdo alcanzado por la UE con Grecia supone una acción “solidaria y responsable” de los socios comunitarios, y negó cualquier tipo de intento de humillación.

“No veo cómo se puede considerar una humillación. Este acuerdo permitirá que Grecia reciba otros 86.000 millones de euros en su tercer programa, que es más de lo que Portugal recibió en un único programa (78.000 millones)”, destacó el primer ministro, Pedro Passos Coelho.

En declaraciones recogidas por medios portugueses desde Bruselas, el jefe del Ejecutivo conservador aseguró que desde que recurrió a la ayuda externa, Atenas ya había recibido hasta ahora “entre financiación y perdón de deuda” más de 400.000 millones de euros, 2,5 veces su PIB.

“Es el país que, con diferencia, más dinero ha recibido”, insistió Passos Coelho.

Criticado en su país por los partidos de oposición de izquierdas debido a su defensa de no hacer excepciones con Grecia, el primer ministro negó las acusaciones y aseguró que su Gobierno mantuvo “siempre una actitud muy constructiva” en el proceso negociador.

De hecho, reveló que fue precisamente el Ejecutivo que lidera el que propuso el uso del fondo de privatizaciones como parte del acuerdo con Atenas.

“Curiosamente, la solución que acabó por desbloquear el último problema que quedaba sin resolver (…) partió de una idea que yo mismo sugerí. O sea, que incluso tuvimos una intervención que ayudó a desbloquear el problema”, afirmó ante los periodistas.

El líder conservador luso calificó de “equilibrado” el principio de acuerdo logrado con Grecia después de unas “maratonianas” negociaciones en las que llegó “a considerarse la posibilidad de una salida de Grecia de la zona euro si no se alcanzaba” un consenso.

“No era posible que Grecia permaneciese en el euro porque no tendría condiciones financieras para hacerlo”, justificó Passos Coelho.