Praga, 24 oct (EFE).- El Gobierno de coalición de la República Checa aprobó hoy un proyecto de reforma del sistema de uniones civiles para permitir que los homosexuales puedan adoptar a los hijos biológicos de sus parejas.

En la República Checa, donde no existe el matrimonio homosexual, las parejas del mismo sexo pueden celebrar “uniones registradas”, en las que se otorgan los mismos derechos de herencia y pensiones que en el matrimonio pero hasta ahora sin permitir la adopción, ni siquiera de los hijos biológicos de los contrayentes.

El ministro de Derechos Humanos y Igualdad, el socialdemócrata Jiri Dientsbier, explicó hoy en rueda de prensa que esta propuesta de reforma legal busca “permitir el fortalecimiento de los lazos familiares en las uniones civiles”.

Actualmente, explicó el ministro en rueda de prensa, los contrayentes “no puede actuar en su nombre (del niño) y resolver muchas situaciones vitales, como son el cuidado médico o la educación”.

La reforma, que debe recibir aún el visto bueno del Parlamento, está impulsada por los socialdemócratas y por la populista Alianza de Ciudadanos Descontentos (ANO), mientras que los democristianos, tercer socio de la coalición, se oponen.

La República Checa fue, en 2007, el primer país del antiguo bloque del Este de Europa en aprobar las uniones civiles, aunque con limitaciones respecto a los matrimonios.

Esta propuesta de reforma llega después de que el Tribunal Constitucional derogara en junio la parte de la ley de uniones civiles que prohibía a los contrayentes adoptar niños.

Esa sentencia, sin embargo, no permite a los homosexuales adoptar niños como pareja, sino que se limita a levantar el veto cuando se adopta a título individual dentro de una unión del mismo sexo.