Beirut, 22 jun (EFE).- El futuro de la ciudad siria de Al Raqa y su provincia es disputado entre la oposición siria y las fuerzas kurdas, antes de que se complete la ofensiva para su liberación del grupo terrorista Estado Islámico (EI), que hoy transcurrió sin apenas avances.

Y es que ambas partes aspiran a desempeñar un papel en la administración futura de la zona.

No obstante, la responsable kurdosiria Ilham Ahmed señaló a Efe por teléfono que los habitantes de la localidad de Al Raqa deben estar a la cabeza de su gestión.

“Los hijos de Al Raqa serán quienes administren la urbe tras su liberación”, auguró Ahmed, presidenta del Consejo Democrático de Siria (CDS).

“Ahora, la prioridad es restablecer la administración -agregó-, y devolverla a un consejo local, que se encargue de atender las necesidades de los desplazados (de Al Raqa) y de protegerlos”.

El CDS es el brazo político de las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una alianza liderada por milicias kurdas, que actualmente desarrolla junto a la coalición internacional -encabezada por Estados Unidos- una operación para expulsar al EI de Al Raqa.

En abril, las FSD anunciaron el establecimiento de una administración civil para la localidad.

Sin embargo, la Coalición Nacional Siria (CNFROS), principal agrupación política opositora y con sede en Turquía, aseguró este miércoles que es la única parte con legitimidad para administrar Al Raqa en el futuro.

Ahmed se mostró muy crítica con esa postura, ya que, a su juicio, “la CNFROS entregó la ciudad de Al Raqa al régimen y después al Dáesh (acrónimo en árabe de Estado Islámico)”.

Recordó que “los países amigos del pueblo sirio, entre ellos EEUU, presentaron un apoyo de trillones a la CNFROS y al llamado Ejército Libre Sirio (ELS) para desembarazarse del régimen y liberar al pueblo sirio de la injusticia, pero ha ocurrido al revés”.

En su opinión, la CNFROS ha desperdiciado la oportunidad y ha convertido el conflicto en una guerra de “mercadeo de barrios y ciudades”.

Asimismo, la política kurdosiria descartó una hipotética intervención turca en Al Raqa, ya que “ahora está ocupada en completar la ocupación de las zonas bajo su control en el norte sirio”.

El presidente de la oficina política del Frente de los Revolucionarios de Al Raqa, Mahmud Hadi, se mostró en parte de acuerdo con Ahmed, pese a que su facción pertenece al ELS.

“La realidad es que la CNFROS y su Gobierno (el Ejecutivo interino de la oposición) abandonaron Al Raqa o no presentaron ningún apoyo a Al Raqa, especialmente cuando fue liberada de las fuerzas del régimen en 2013”, dijo Hadi a Efe por teléfono.

“Por ello, se convirtió en un blanco fácil para grupos extremistas, como los Libres de Sham, que contribuyeron a que acabara en manos del Dáesh” (acrónimo en árabe de Estado Islámico), subrayó.

Al Raqa fue la primera capital de provincia que escapó de las manos de las autoridades sirias en marzo de ese año, después de ser controlada por grupos rebeldes e islámicos, entre los que figuraba el Frente al Nusra, antigua filial siria de Al Qaeda.

Tras su conquista por esas facciones, emergió en el área la organización Estado Islámico de Irak y del Levante, antiguo nombre del EI, que después de combatir contra al Frente al Nusra se hizo con el dominio de Al Raqa en enero de 2014.

Para Hadi, “la CNFROS no ha estado junto a Al Raqa, ni junto a sus habitantes ni con el Frente de los Revolucionarios de Al Raqa, que, pese a ser parte del ELS, no han recibido ningún respaldo”.

El responsable opositor lamentó que la alianza “no sea dueña de su decisión ni refleje los intereses del pueblo sirio, sino las agendas e intereses de otros países”.

Hadi reveló que actualmente hay conversaciones entre su organización, las FSD y la coalición internacional para llegar a un acuerdo para participar en “la eliminación” del EI.

Mientras, sobre el terreno, hoy hubo pocos avances en el asalto a Al Raqa, donde los combates entre los extremistas y las FSD se concentraron en los barrios de Al Barid y Hatín, en el oeste, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

La ofensiva en Al Raqa se ha ralentizado esta semana por la disputa entre EEUU y Rusia surgida por el derribo de un avión sirio por parte de la coalición que presuntamente había atacado posiciones de las FSD al sur de la ciudad, lo que fue negado por Damasco.