París, 29 mar (EFE).- La líder del ultraderechista Frente Nacional (FN), Marine Le Pen, se felicitó hoy por los resultados obtenidos por su partido en las elecciones departamentales francesas y consideró que constituyen un paso adelante con vistas a sus aspiraciones al Elíseo.

“El hecho histórico de esta noche es la instalación del Frente Nacional/Agrupación ‘Bleu Marine” como fuerza política potente en numerosos territorios”, dijo tras conocerse las primeras proyecciones de voto.

En estos comicios, según esos datos, el FN podría haberse implantado en entre 44 y 54 cantones, frente a los entre 1.125 y 1.155 de la derecha y los entre 746 y 776 de la izquierda.

La líder de la formación ultraderechista aseguró que el FN partía con la desventaja de una implantación local todavía parcial, y denunció la campaña “amarga” contra su partido llevada a cabo tanto por el primer ministro, Manuel Valls, como por “muchos medios” y la conservadora UMP.

Esos dos partidos tenían como objetivo “derrotar al FN”, añadió Le Pen, quien aseguró que no solicita la dimisión de Valls tras la derrota socialista porque todo el mundo sabe, según subrayó, que los hombres políticos “mediocres” se aferran al poder.

Asimismo, avanzó que allí donde estén sus consejeros departamentales estos aplicarán “fielmente” una doctrina centrada en el interés de los franceses, a diferencia de la política llevada a cabo, en su opinión, por socialistas y conservadores.