San Salvador, 3 oct (EFE).- El exministro de Seguridad de El Salvador René Figueroa (2004-2009), detenido la noche del miércoles, supuestamente lavó 3 millones de dólares, de los que más de 1,9 millones provenían de una empresa utilizada para desviar fondos estatales, aseguró este jueves la Fiscalía General de la República (FGR).

Figueroa, uno de los ministros más influyentes del Gobierno del expresidente Elías Antonio Saca (2004-2009), se enfrenta a una pena de prisión de entre 5 y 15 años de prisión, de acuerdo con el Ministerio Público.

La fuente señaló que Figueroa no pudo justificar un incremento de su patrimonio por más 3 millones de dólares, dado que sus ingresos exceden los montos declarados al Ministerio de Hacienda durante su época al frente de la cartera de Seguridad.

Apuntó que «entre las conductas constitutivas del delito de lavado de dinero y activos» atribuidas a Figueroa se encuentran la colocación de depósitos bancarios en efectivo o con cheques.

Añadió que más 1,9 millones de dólares provenían de la empresa Radiodifusión de El Salvador, fondos que fueron sustraídos del presupuesto del Gobierno por Saca.

Saca, que paga una condena de 10 años de prisión, confesó en un juicio en agosto de 2018 que utilizó esta empresas y otras sociedades de su propiedad para lavar más de 300 millones de dólares.

De acuerdo con la Fiscalía, Saca y Figueroa eran socios en Radiodifusión de El Salvador.

El Ministerio Público presentó una demanda civil contra Figueroa el pasado 19 de julio por el supuesto enriquecimiento ilícito en 1.028.974,54 dólares.

Este monto es señalado en un informe de la Sección de Probidad de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), en el que se da cuenta de 18 irregularidades en las declaraciones patrimoniales del exministro.

Entre los procesos civiles promovidos por la CSJ que han derivado en causas penales se encuentran las de los expresidentes Saca y Mauricio Funes (2009-2014).

De acuerdo con la investigación de la Sección de Probidad sobre la gestión de Saca, supuestamente se utilizaron planes de seguridad como fachada para malversar unos 20 millones de dólares.

Saca lanzó a finales de agosto del 2004 el plan «Súper Mano Dura» contra las pandillas, que era continuidad del plan «Mano Dura», iniciado en julio de 2003 por el entonces presidente Francisco Flores (1999-2004) y con el que la Policía detuvo a unos 18.000 «mareros».

El expresidente Saca, quien fue el cuarto mandatario consecutivo que gobernó bajo la bandera de la Alianza Republicana Nacionalista (Arena), también afronta un juicio civil por no poder justificar más de 4 millones de dólares de su patrimonio.

Por su parte, Funes, que llegó al Ejecutivo con la bandera del izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), es procesado por la supuesta malversación de más de 351 millones de dólares del presupuesto estatal en un esquema similar al utilizado por Saca mediante una cuenta del gasto secreto del Ejecutivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *