Dakar, 7 sep (EFE).- El exdictador chadiano Hissène Habré se negó hoy a comparecer ante las Salas Africanas Extraordinarias (SAE) en la reanudación del juicio, tras un aplazamiento de 45 días ordenado por el tribunal que le juzga en Dakar por haber ordenado el asesinato de 40.000 personas entre 1982 y 1990.

“El acusado no quiere venir a la sala”, anunció el fiscal del caso, Mbacké Fall, que pidió al tribunal que obligara a Habré a comparecer, igual que sucedió durante el primer del juicio, el pasado 20 de julio.

En una sala mucho menos concurrida que cuando comenzó la vista, el presidente del tribunal, el burkinés Gberdao Gustave Kam, ordenó a los agentes judiciales que fueran en busca de Habré, que no reconoce la legitimidad de las SAE, y se vio obligado a hacer un receso.

Al menos dos de los tres abogados de oficio del exmandatario chadiano estaban presentes en la sala, lo que supone un cambio radical respecto a la primera sesión, ya que sus abogados se negaron a comparecer y obligaron al juez Kam a suspender el juicio y a asignar nuevos letrados.

Un centenar de víctimas, que se encuentran en Dakar para actuar como testigos de la acusación, también estaban presentes mientras esperaban con ansia la entrada de Habré, al que quieren ver condenado por las atrocidades que cometió durante los ocho años de régimen militar.

El exdictador chadiano fue detenido en junio de 2013 en Senegal después de pasar 22 años exiliado en el país africano y está acusado de crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y tortura por ordenar el asesinato de 40.000 disidentes políticos y dirigir un programa sistemático de torturas que afectó a 200.000 personas.