París, 18 may (EFE).- El empresario francés Bernard Tapie fue condenado hoy definitivamente por la Corte de Casación (última instancia de apelación) a reembolsar 404 millones de euros al Estado francés por la venta de la marca deportiva Adidas al banco Crédit Lyonnais.

El tribunal rechazó el recurso del antiguo presidente del Olympique de Marsella, que había recurrido una decisión judicial anterior que también le era desfavorable.

Este asunto se remonta a los años 90, cuando la Justicia francesa le expropió en 1993 Adidas a Tapie y atribuyó posteriormente la marca deportiva al banco público Crédit Lyonnais, que la revendió por un precio muy superior.

Tapie exigió una indemnización por considerar que había sufrido un perjuicio económico y moral en esa operación.

Su demanda, después de ser tratada durante años por la justicia ordinaria, acabó siendo objeto de un polémico arbitraje privado que salpicó a la entonces ministra de Finanzas francesa y hoy directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde.

El pasado diciembre, Lagarde fue considerada culpable por un tribunal francés de haber cometido «negligencia» por haber recurrido al arbitraje privado y no a un tribunal, pero los jueces alegaron su prestigio internacional para dispensarle de pena.

En 2015, Bernard Tapie, de 74 años y que fue ministro de Urbanismo en el inicio de los 90, había reclamado una indemnización de unos mil millones de euros por el caso y había asegurado que no podía devolver la suma de los 404 millones, pues solo había recibido 285 millones de euros del resarcimiento acordado por el arbitraje privado.