Damasco, 21 jul (EFE).- El ejército sirio y el grupo chií libanés Hizbulá recuperaron hoy el control de la planicie de Al Zabadani, que abarca unos 60 kilómetros cuadrados, cerca de la frontera con el Líbano, informaron medios oficiales de Siria y activistas en el interior del país.

Una fuente militar, citada por la agencia de noticias estatal Sana, explicó que los soldados sirios y los milicianos de Hizbulá “eliminaron” los últimos grupos de “terroristas” del Frente al Nusra y de Movimiento de los Libres de Sham que quedaban en esa área, al noroeste de Damasco.

La misma fuente afirmó que las fuerzas armadas han retomado la carretera de Barada, al suroeste de la planicie y de gran importancia porque era una ruta de suministros para los rebeldes en esa región.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó de que los insurgentes se replegaron de esa zona ante el intenso bombardeo de la aviación gubernamental, que efectuó hoy más de 600 ataques, así como por el lanzamiento de cientos de cohetes y proyectiles de mortero por parte de la artillería del régimen.

El pasado 4 de julio, el ejército sirio, apoyado por Hizbulá, inició las operaciones para expulsar a los rebeldes de la ciudad de Al Zabadani y de sus inmediaciones.

Al Zabadani es un lugar estratégico porque está próximo a la frontera con el Líbano y cerca de la carretera que une Damasco con la provincia central de Homs y las costeras de Latakia y Tartús.