Mosul (Irak), 8 jun (EFE).- Las fuerzas iraquíes han logrado repeler un gran ataque de combatientes y suicidas del grupo terrorista Estado Islámico (EI) en la provincia septentrional de Nínive, informó hoy a Efe una fuente castrense.

El portavoz de la Comandancia de las Operaciones para la Liberación de Nínive, coronel Feras Sabri, explicó que en la ofensiva lanzada anoche participaron decenas de extremistas, entre ellos suicidas con coches bomba y cinturones con explosivos.

La resistencia del Ejército y sus fuerzas aliadas se saldó con la muerte de al menos 17 miembros del EI, mientras que en las filas gubernamentales solo se registraron heridos, según Sabri.

El asalto tuvo como blanco posiciones militares defensivas en el distrito de Majmur, a unos 55 kilómetros al sur de Mosul, capital de Nínive, en zonas liberadas recientemente del control yihadista.

El EI denominó su ofensiva “Gazua Ramadan”, que en árabe significa “La incursión de Ramadán”, en alusión al mes de ayuno sagrado musulmán que comenzó el lunes pasado.

El ataque derivó en intensos choques -que duraron varias horas- entre los yihadistas y las tropas iraquíes, apoyadas por la milicia suní Multitud de los Clanes y por los aviones de combate de la coalición internacional, encabezada por EEUU.

Por otra parte, un comandante de las fuerzas kurdas peshmergas en el frente de Majmur, Reshad Kalali, informó de que hoy estallaron de nuevo combates entre el EI y fuerzas mixtas de los Ejércitos iraquí y kurdo en aldeas de la zona de Al Qayara, próxima a Majmur.

En los enfrentamientos murieron tres miembros del EI y ocho resultaron heridos, además de dos soldados kurdos.

Los peshmergas lanzaron una gran ofensiva a fines del mes pasado, que les ha permitido situarse a 15 kilómetros de la ciudad de Mosul, principal bastión del EI en Irak desde su conquista en junio de 2014.