Bagdad, 27 oct (EFE).- El ejército iraquí repelió hoy dos ataques del grupo yihadista Estado Islámico (EI) y acabó con la vida de 23 terroristas en el oeste y norte de Bagdad, informaron a Efe fuentes de seguridad.

En el primer ataque, la organización terrorista intentó asaltar la Universidad de Al Anbar, ubicada en las proximidades de Ramadi, capital de la provincia occidental de Al Anbar, pero las tropas impidieron la agresión y lograron abatir a quince yihadistas y destruir cinco de sus vehículos.

Asimismo, ocho miembros de ese grupo extremista perdieron la vida en un bombardeo de la aviación iraquí contra una taller del EI que usaba para preparar coches bomba en un barrio del oeste de Ramadi, añadió una de las fuentes.

Las fuerzas iraquíes luchan para recuperar el control de Al Anbar, desde que el EI irrumpió en Ramadi en mayo pasado.

Por su parte, una fuente de seguridad de la provincia de Saladino, al norte de Bagdad, reveló que policías y milicianos chiíes evitaron un atentado con un camión cargado de explosivos conducido por un suicida del Estado Islámico.

En ese ataque, el terrorista tenía como blanco una posición de las fuerzas gubernamentales ubicada en la zona de Al Zarzar, al oeste de Samarra, la segunda mayor ciudad de Saladino.

Aunque no alcanzó su objetivo, el vehículo explotó, y acabó con la vida de dos policías e hirió a una decena de milicianos chiíes.

El Ejército iraquí inició el pasado día 14 una nueva ofensiva contra el EI en Saladino, y ese mismo día logró liberar la ciudad de Biyi y su estratégica refinería.

El grupo yihadista conquistó amplias zonas de Irak en junio de 2014 y proclamó un califato en los territorios bajo su control en este país y en la vecina Siria.