Bagdad, 14 oct (EFE).- El Ejército iraquí inició hoy una nueva ofensiva contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en la provincia de Saladino, al norte de Bagdad, con el principal objetivo en liberar la importante ciudad de Biyi y su refinería.

El Comando de las Operaciones Conjuntas informó en un comunicado de que las tropas iraquíes y los milicianos chiíes de la “Multitud Popular” avanzan desde tres frentes para liberar Biyi y otras zonas del norte de Saladino.

En Biyi, donde se encuentra la mayor refinería de Irak, algunas zonas están bajo control del EI y otras de las fuerzas gubernamentales.

La ofensiva, respaldada por la aviación de combate iraquí y de la coalición internacional, avanza desde la base aérea de Spiker (al norte de Tikrit, capital de Saladino), hacia la zona de Al Siniya, al oeste de Biyi.

También desde el este de esa localidad y desde la carretera que conduce al centro de Biyi.

Fuentes del Comando de Operaciones de Saladino dijeron a Efe que las milicias chiíes primero rodearán Biyi para aislarla de las áreas vecinas y, posteriormente, entrar a sus barrios para expulsar a los yihadistas.

Hasta ahora las fuerzas iraquíes han recuperado el control de la 14 división de Ejército, al norte de Biyi, y de la base aérea K2, al oeste de Al Siniya; además de la ruta entre esa localidad y la de Hadiza, que es considerada una importante línea de abastecimiento del EI con la provincia occidental de Al Anbar.

Hasta ahora, han muerto una decena de yihadistas y tres efectivos gubernamentales en los combates que se registran en la refinería de Biyi y en la localidad.

Aunque este año el Ejército iraquí recuperó la ciudad de Tikrit y varias zonas de la provincia, la organización terrorista todavía tiene la capacidad de lanzar ataques en esa región.

En esta jornada, las tropas gubernamentales también efectuaron operaciones en Al Anbar, donde con el respaldo de los milicianos chiíes han logrado llegar a unos cinco kilómetros del área de Albu Earash, al norte de la capital provincial Ramadi.

Esa zona es importante porque está situada en la carretera que une Bagdad con Jordania.

Las tropas iraquíes libran una cruenta batalla con el EI para tratar de recuperar el control de la provincia de Al Anbar, después de que el grupo conquistara Ramadi el pasado mes de mayo.

Ayer, el EI confirmó en un audio la muerte de su “número dos”, Abu Moatasem al Quraishi, también conocido como Fadhil Ahmad al Hayali, por un bombardeo estadounidense en Irak en agosto pasado.

La difusión de este audio se produce en un momento en el que existen dudas sobre el estado del máximo líder del EI, Abu Bakr al Bagdadi, después de que las fuerzas iraquíes bombardearan el domingo un convoy de dirigentes del grupo en Al Anbar.

Los yihadistas conquistaron en junio de 2014 amplias zonas de Irak y proclamaron un califato en los territorios que controlan en ese país y en Siria.