Bagdad, 18 jun (EFE).- El Ejército iraquí inició hoy una ofensiva para recuperar el control de la zona de Al Qayara, considerada el segundo feudo en importancia del grupo terrorista Estado Islámico (EI) en la provincia septentrional iraquí de Nínive, después de Mosul.

Una fuente de seguridad informó a Efe de que la campaña partió con la presencia del ministro iraquí de Defensa, Jaled al Obeidi, y del gobernador de la provincia de Saladino, Ahmed al Yaburi, además de altos mandos castrenses.

La movilización militar comenzó desde la ciudad de Biyi, ubicada en Saladino, provincia vecina al sur de Nínive.

En la ofensiva participan la IX División Blindada del Ejército iraquí, batallones de la lucha antiterrorista, la Policía y la milicia árabe suní Multitud de los Clanes.

Además, cuenta con el respaldo de aviones de guerra de la coalición internacional, encabezadas por Estados Unidos, y de Irak.

El objetivo de la ofensiva, además de liberar Al Qayara -ubicada a unos 50 kilómetros al sur de Mosul, capital de Nínive- es retomar el control de una base aérea para que sea el lugar desde donde se inicien las operaciones para liberar el principal feudo del EI en el país.

Según la fuente, Al Qayara tiene una gran relevancia estratégica ya que está considerada como una de las más importantes rutas de abastecimiento del EI, entre Mosul y las localidades de Al Sherkat y Al Hauiya, ubicadas en Saladino y la zona de Kirkuk, respectivamente.

El jueves pasado, el jefe la Comandancia de Operaciones para la Liberación de Nínive, general Neshm Abdalá al Yaburi, explicó que las tropas liberaron «amplias áreas» de las aldeas de Al Hash Ali, Al Nasr, Hamidat, entre otras, que son «estratégicas desde el punto de vista militar».

Según Al Yaburi, la importancia de estas zonas radica en que están ubicadas en una zona elevada sobre la cuenca del río Tigris, lo que permitirá atacar Al Qayara.

Las Fuerzas Armadas iraquíes comenzaron la campaña para arrebatar el control de Nínive al EI el 24 de marzo pasado, con el apoyo de las fuerzas kurdas «peshmergas», la milicia Multitud de los Clanes, y la cobertura aérea de la coalición internacional.

El grupo terrorista tomó el control de Mosul y amplias zonas de la provincia de Nínive en junio de 2014, y poco después proclamó un califato en partes de Irak y de la vecina Siria.

Mosul, con una población de alrededor de 2.500.000 personas, es el principal bastión del EI en Irak, y la ciudad más populosa de todas las que controla en Irak y Siria.