Mosul (Irak), 27 abr (EFE).- El ejército iraquí arrebató hoy al grupo terrorista Estado Islámico (EI) el control de una importante localidad en la provincia septentrional de Nínive y mató a 200 yihadistas en el marco de las operaciones en la zona, según fuentes militares.

El portavoz de la Comandancia de Operaciones para la Liberación de Nínive, el coronel Feras Sabri, explicó a Efe que las tropas iraquíes lograron recuperar la localidad de Mahana, situada al sur de Mosul, capital de Nínive.

Por otra parte, en un comunicado, la Comandancia anunció la muerte de 200 combatientes del EI en Mahana y en sus alrededores, los cuales fueron abatidos durante las operaciones militares, mientras que no hubo bajas en las filas gubernamentales.

Asimismo fueron destruidos cuatro coches bomba y cuatro lanzaderas de cohetes en varias localidades de la región.

La importancia de Mahana radica en que en sus proximidades hay un puente sobre el río Tigris que comunica los dos sectores de la zona de Al Qayara, donde se registra en estos momentos la batalla contra el EI.

La operación fue ejecutada por unidades de la Brigada XV con el respaldo de la aviación de combate de la coalición internacional, liderada por Estados Unidos.

De Mahana y otras localidades de la región de Al Qayara han huido en la última semana decenas de familias debido a la escalada de la violencia en la zona.

La toma de Mahana es la primera movilización militar contra los yihadistas en la región, después de más de díez días de suspensión de la ofensiva a causa del mal tiempo.

Las tropas iraquíes, con el apoyo de la coalición internacional, comenzaron el pasado marzo su campaña militar en Nínive para intentar recuperar Mosul.

Esta ciudad cayó en manos del EI en junio de 2014, mes en el que el grupo terrorista proclamó un califato en las zonas bajo su control de Irak y Siria.