Mosul (Irak), 17 feb (EFE).- El grupo yihadista Estado Islámico (EI) lanzó hoy cuatro misiles katiusha contra el campamento de Al Zalkan (o Bashika), sede de las fuerzas turcas en la provincia de Nínive, en el norte de Irak, sin causar bajas, informó el portavoz de la milicia chií Multitud Nacional, Hasan al Amin.

Ese campamento, controlado por esa milicia iraquí, fue atacado por el EI desde la localidad de Al Darauish, en la región de Bashika, a 14 kilómetros al norte de Mosul.

Los ataques no produjeron tampoco daños materiales, ya que los cohetes cayeron en los alrededores de la instalación militar.

En respuesta, la artillería turca bombardeó las posiciones del EI en Al Darauish.

Según Al Amin, el EI utilizó drones para fotografiar objetivos de ese campamento con el objetivo de bombardearlos después.

Los turcos, señaló, atacaron esos drones, pero no consiguieron derribarlos.

Es la tercera vez esta semana que dicho campamento es bombardeado por el EI, después de que fuera objeto de ataques ayer y anteayer, aunque ninguno de ellos provocó bajas.

En diciembre, también se produjeron varios intercambios de bombardeos entre el EI y las tropas turcas en la zona.

Cientos de soldados turcos están desplegados en el campamento de Al Zalkan (Bashika, para los turcos), a 25 kilómetros al norte de la ciudad de Mosul, donde se entrenan milicias iraquíes para luchar contra el EI.

Según el Gobierno turco, la función de las tropas desplegadas allí es entrenar y asesorar a las fuerzas iraquíes que se preparan para expulsar al EI de Mosul, aunque algunas fuentes apuntan que el nuevo contingente podría tener una misión de combate.

A comienzos de diciembre, Ankara envió un refuerzo de unos 600 soldados con una veintena de tanques para proteger a los instructores, lo que suscitó protestas por parte del gabinete de Bagdad.

Tras varios días de negociaciones, Ankara retiró parte de los militares y varios tanques de Bashika y los trasladó al cercano Kurdistán iraquí, donde mantiene otro programa de entrenamiento de las fuerzas kurdas “peshmergas”.

El Ejecutivo iraquí ha insistido en que Turquía debe retirar todos sus soldados de Bashika y ha amenazado con llevar a cabo una operación militar si permanecen en ese territorio.