La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris. EFE/EPA/JACK TAYLOR / POOL
La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris. EFE/EPA/JACK TAYLOR / POOL

Bangkok, 18 nov (EFE).- La vicepresidente de EE.UU., Kamala Harris, y mandatarios de Japón, Canadá, Corea del Sur, Nueva Zelanda y Australia condenaron este viernes el lanzamiento de un misil balístico intercontinental (ICBM) por parte de Corea del Norte, a quien advirtieron que se encontrará con “una respuesta fuerte y determinada de la comunidad internacional”.

Tras la reunión de urgencia convocada por Harris en los márgenes de la cumbre de APEC, en Bangkok, la Casa Blanca emitió un comunicado en el que afirma que los participantes en el encuentro se mostraron de acuerdo en que el lanzamiento del misil “es una violación descarada de múltiples resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas”.

Por ello, pidieron a los países miembros de la ONU que pongan en marcha resoluciones para responder a esta violación al tiempo que reafirmaron que “el camino del diálogo está abierto para la República Democrática de Corea del Norte”, a quien pidieron que “abandone la provocación innecesaria y vuelva a la diplomacia seria y sostenida”.

La vicepresidenta, que representa a EE.UU. en el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), se reunió en los márgenes de la cumbre con los primeros ministros de Japón, Fumio Kishida; Australia, Anthony Albanese; Nueva Zelanda, Jacinda Ardern; Canadá, Justin Trudeau; y Corea del Sur, Han Duck-soo.

El lanzamiento hoy de este misil de largo alcance supone una “amenaza imprudente para nuestra seguridad, desestabiliza nuestra región y, en particular, está causando un trauma al pueblo de Japón y al de la República de Corea”, dijo Albanese en una rueda de prensa en Bangkok tras la reunión.

Por su lado, la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, quien también participó en el encuentro, expresó en Bangkok que su país se une “para condenar enérgicamente las acciones de la RPDC (siglas en inglés de Corea del Norte)”, según declaraciones citadas por el portal de noticias Stuff.

“Quiero reconocer especialmente la ansiedad, la profunda preocupación, la amenaza a la seguridad, que esta escalada, este creciente uso de misiles supone para Japón y Corea del Sur”, añadió la mandataria de Nueva Zelanda, país que aboga desde hace décadas por el fin de la proliferación de armas nucleares.

El canciller japonés, Fumio Kishida, calificó el lanzamiento del misil de “totalmente inaceptable” y llamó a una unidad de acción de la comunidad internacional para la desnuclearización completa de Corea del Norte.

El Estado Mayor Conjunto surcoreano ha informado de que el lanzamiento se realizó en torno a las 10:15 (1:15 GMT) en el área de Sunan, donde se encuentra el aeropuerto internacional de Pionyang, lugar elegido por el régimen para lanzar también ICBM en febrero, marzo y el pasado 3 de noviembre, aunque dos de los lanzamientos resultaron fallidos.

El lanzamiento de hoy se suma a la treintena de proyectiles, una cifra récord, que disparó a principios de noviembre Pionyang en respuesta a unas grandes maniobras aéreas de Seúl y Washington, incluyendo otro ICBM que aparentemente falló y se estrelló prematuramente en aguas del mar de Japón.

La tensión en la península está alcanzando cotas inéditas ante las repetidas pruebas de armas norcoreanas, las maniobras de los aliados y la posibilidad de que, tal y como indican los satélites, el régimen de Kim Jong-un ya esté listo para realizar su primera prueba nuclear desde 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *