Moscú, 31 oct (EFE).- El socialista Igor Dodon ganó las elecciones presidenciales de este domingo en Moldavia, pero al no obtener la mayoría absoluta tendrá que concurrir a una segunda vuelta, según los datos aún preliminares ofrecidos hoy por la Comisión Electoral Central (CEC) de esa antigua república soviética.

Dodon, partidario de revisar el Acuerdo de Asociación con la Unión Europea y de forjar un alianza estratégica con Rusia, obtenía el 48,26 % de los votos, a falta de escrutar menos de menos del 1 % de las papeletas emitidas.

Su rival en la segunda vuelta, dentro de dos semanas, será la europeísta de centroderecha Maia Sandu, que quedó en segunda posición con el 38,42 %.

Los otros siete candidatos se repartieron la votación restante, muy por detrás de los líderes de la carrera presidencial.

Aunque considerable, la ventaja de Dodon no le garantiza la victoria en la segunda vuelta, en la que el nivel de participación ciudadana será clave.

En los comicios de este domingo, los primero presidenciales directos en veinte años, la participación fue del 49,03 %, por lo que los dos candidatos pueden sumar importantes apoyos.

“Todo irá bien. Venceremos”, declaró Dodon a la agencia oficial rusa RIA-Nóvosti al comentar la necesidad de una segunda vuelta para dirimir la jefatura del Estado.

Según la Constitución moldava, las facultades del presidente del país son principalmente representativas, ya que el poder Ejecutivo reside en el primer ministro y su Gobierno, que son nombrados por el Parlamento.

Incluso en el caso de que acceda a la jefatura del Estado, Dodon no podrá modificar la política interior y exterior del Gobierno, actualmente ejercido por una coalición liberal europeísta, pero quedará en una excelente posición para intentar hacerse con el control del Legislativo en las próximas elecciones, en 2018.