Yuba, 12 jul (EFE).- Las autoridades sanitarias de Sudán del Sur anunciaron hoy que se ha registrado una caída en las tasas de contagio del cólera en el estado donde se encuentra la capital del país, desde el brote de la enfermedad en junio pasado.

El ministro de Sanidad del estado de Ecuatoria Central, Felix Ladu, declaró a la prensa en la capital, Yuba, que solo se han detectado dieciocho nuevos casos de cólera, lo que supone una disminución en las tasas de contagio del virus respecto al mes anterior.

«La mayoría de los nuevos casos apareció en las afueras de la ciudad, por lo que el Ministerio ha ampliado su radio de acción para que la población de todos los barrios pueda tener acceso a los centros de tratamiento», destacó Ladu.

Subrayó que las personas contagiadas reciben atención en sus zonas de residencia, en las que hay centros médicos oficiales.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) informó el 26 de junio pasado de que se habían detectado 237 posibles casos de cólera en Yuba y alrededores y advirtió de que sería muy peligroso si ese brote infeccioso llegara a las zonas del país en conflicto.

En las áreas donde se registran enfrentamientos armados prácticamente no hay servicios sanitarios y 184 centros médicos han cerrado o han quedado destruidos por la violencia.

El brote de cólera se ha cobrado diecinueve vidas en un mes, entre ellas las de dos menores de cinco años.

Ese grupo de edad representa el 15 por ciento de todos los afectados y es especialmente vulnerable, debido a la deshidratación rápida y aguda que provoca la enfermedad.

UNICEF colabora con el Ministerio sursudanés de Salud con suministros esenciales de emergencia y con medidas preventivas, incluidas vacunas y la promoción de prácticas de higiene.

En este marco, se está desarrollando una campaña de vacunación destinada a 100.000 personas, de las que 67.000 han sido atendidas en los últimos cuatro días.

UNICEF calcula que uno de cada tres niños sufre malnutrición severa en las zonas de conflicto de Sudán del Sur, que atraviesa una crisis política desde diciembre de 2013 y está sumido en una crisis humanitaria sin precedentes, según las ONG. EFE