Moscú, 23 jul (EFE).- Una delegación de parlamentarios franceses llegó hoy a la península de Crimea en una controvertida visita bienvenida por Rusia, pero muy criticada por los gobiernos de Ucrania, Francia y Alemania.

“No entiendo de dónde viene todo este ruido. Es absolutamente normal que los parlamentarios viajen por el mundo. El objetivo de nuestra visita es conocer la situación en Crimea, departir con la gente y formarnos una opinión”, dijo el diputado conservador Thierry Mariani, jefe de la delegación, tras su llegada a Simferópol, la capital de la península.

Mariani, que llegó a Crimea en un avión procedente de Moscú junto a otros nueve diputados y senadores galos, defendió el referéndum de marzo de 2014 en el que una mayoría de residentes en la antaño península ucraniana se manifestaron por integrarse en la Federación Rusa.

“En nuestra delegación hay representantes de todo el espectro político de Francia, de la derecha a la izquierda, pero todos compartimos la postura de (el que fuera presidente y fundador de la V República francesa) Charles De Gaulle sobre que el referéndum es cosa del pueblo”, señaló, citado por la agencia Interfax.

El diputado conservador francés opinó que “probablemente” si los habitantes de Crimea no hubieran convocado un referéndum sobre su escisión de Ucrania y posterior ingreso en Rusia, en la península se habría desatado un conflicto como el que estalló en el este ucraniano.

En su opinión, Francia no puede reconocer un plebiscito cuando le gusta el resultado o rechazarlo cuando no, ya que es la expresión de la voluntad popular.

Además, tachó de “callejón sin salida del que hay que salir cuanto antes” las sanciones impuestas contra Rusia por la Unión Europea y recordó que Estados Unidos ya está levantando las restricciones contra Cuba.

Mariani, quien visitó hace dos meses a Donetsk, donde departió con los refugiados, visitará junto a sus colegas, además de Simferópol, la ciudad-balneario de Yalta y el puerto de Sebastopol, base de la Flota rusa del mar Negro.

Tras reunirse esta mañana con Serguéi Narishkin, presidente de la Duma o cámara de diputados de Rusia, Mariani destacó que él y otros parlamentarios galos opinan que el retorno de Crimea a Rusia “es absolutamente lógico”, ya que, “parte de nosotros considera que Crimea es parte inalienable de Rusia”.

El ministerio francés de Exteriores lamentó ayer “profundamente” el viaje de los parlamentarios a Crimea, cuya anexión por Rusia ha sido condenada unánimemente por Occidente, que impuso a Moscú sanciones económicas.

Su portavoz destacó que es una “iniciativa personal” de esos parlamentarios, que pertenecen todos menos uno a Los Republicanos, el partido del anterior presidente francés, Nicolas Sarkozy, y advirtió de que ir a Crimea sin la autorización de Kiev es “reconocer las pretensiones de Moscú”.

El Gobierno alemán también cuestionó la visita a Crimea al recordar que esa península es “parte del territorio soberano” de Ucrania y que cualquier paso que “socave esa interpretación jurídica no es adecuado”.

Por su parte, Narishkin afirmó que Crimea estuvo “anexionada pacíficamente” por Ucrania entre 1991 y 2014.