Bangkok, 25 abr (EFE).- El grupo Parlamentarios de la ASEAN por los Derechos Humanos expresó hoy su preocupación por los planes de la junta militar que gobierna Tailandia para aprobar en las urnas sin debate público una Constitución que “prolongará su control sobre la política tailandesa”.

“Si la junta realmente cree, como insiste, que la gente debe decidir, entonces tendría que permitir un debate sobre las ventajas y desventajas del borrador (constitucional)”, señaló el grupo mediante un comunicado datado en Yakarta, donde tienen la sede.

“Sin ese debate abierto, la junta tailandesa esta tratando de forzar la Constitución entre la población”, afirmó Parlamentarios de la ASEAN por los Derechos Humanos (APHR, en inglés).

La ASEAN (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático) está formada por Birmania (Myanmar), Brunei, Camboya, Filipinas, Indonesia, Laos, Malasia, Singapur, Tailandia y Vietnam.

El Parlamento elegido por la junta militar aprobó a principios de abril la legislación del referéndum constitucional del 7 de agosto próximo y que contempla penas de hasta diez años de cárcel al que difunda información falsa sobre la nueva Carta Magna o intente influir en el electorado.

El vicepresidente de APHR, Son Chhay, señaló que “el futuro de la democracia en Tailandia tiene implicaciones en toda la región” y consideró “fundamental que los líderes del Sudeste Asiático apoyen al pueblo tailandés y defiendan la libertad de expresión y el debate”.

Las dos principales fuerzas políticas de Tailandia han rechazado el texto constitucional, la formación del ex primer ministro Thaksin Shinawatra, que ha ganado todas las elecciones desde 2001, y el Partido Demócrata, el decano en la arena tailandeses.

Entre los puntos conflictivos del borrador destacan el nombramiento a dedo del Senado en la primera legislatura, la reducción del periodo de la educación obligatoria y que no deja claro cuánto tiempo continuarán los militares implicados en política.

Tailandia ha vivido 19 golpes de Estado o intentonas desde que se abolió la monarquía absoluta, en 1932.