Bangkok, 6 oct (EFE).- Cuatro miembros de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos de Birmania (Myanmar) han dimitido por la forma como gestionaron el caso de dos chicas empleadas en una sastrería que vivieron cinco años en condiciones de esclavitud, informaron medios locales.

Los dimisionarios presionaron a las víctimas para que aceptasen 4.000 dólares (3.575 euros) en concepto de compensación por el maltrato recibido, que incluía golpes, cortes y trabajos forzados, con un salario que pagaba la familia dueña de la sastrería cuando lo creía conveniente, según la web local Irrawaddy.

La situación de esclavitud de Ma San Kay Khaing, de 16 años, y de Ma Tah Zin, de 17, en la sastrería Ava Tailor de Rangún se conoció hace tres meses, pero no estalló en forma de indignación social hasta septiembre, cuando se hizo divulgó como la Comisión Nacional de los Derechos Humanos de Birmania quería cerrar el caso.

La familia dueña de la sastrería, formada por seis miembros, afronta un proceso judicial, mientras que el Parlamento aprobó el 22 de septiembre una iniciativa para depurar responsabilidades en la citada comisión.

Birmania estrenó este año su primer gobierno democrático, encabezado por la nobel de la paz Aung San Suu Kyi, después de más de medio siglo sometida a regímenes militares.