Lima, 8 abr (EFE).- Una jueza condenó este lunes en Perú a un año de prisión suspendida (sin entrar en la cárcel) al periodista peruano Pedro Salinas, quien junto a su colega Paola Ugaz reveló los abusos físicos, psicológicos y sexuales cometidos dentro de la sociedad apostólica Sodalicio de Vida Cristiana (SVC).

La magistrada Judith Cueva, del Primer Juzgado Unipersonal Penal de Piura, en el norte el país, falló a favor del obispo de Piura y Tumbes, José Antonio Eguren, quien demandó a Salinas por difamación agravada al compararlo con Juan Barros, el obispo chileno acusado de encubrir el emblemático caso Karadima, con violaciones sexuales a menores.

Salinas acusó en enero de 2018 a Eguren de encubrir los abusos comprobados que se cometieron de manera reiterada y casi mecánica durante décadas dentro del Sodalicio, sociedad cristiana fundada por el peruano Luis Fernando Figari.

La condena a Salinas también implica el pago de 80.000 soles (unos 24.300 dólares) en un plazo de quince días como indemnización en favor del obispo, que de no ejecutarse en el tiempo establecido puede provocar que el periodista entre en prisión.

El abogado del Instituto de Defensa Legal (IDL) Carlos Rivera, quien estuvo a cargo de la defensa de Salinas, aseguró a la emisora RPP Noticias que la condena es injusta porque el periodista tenía todos los elementos y evidencias en su investigación para afirmar que Eguren había encubierto a los abusadores del Sodalicio.

Por ello anunció que recurrirá la sentencia para buscar la absolución de su defendido en segunda instancia por una sala superior.

Asimismo, Rivera manifestó su sorpresa por que la jueza emitiera su sentencia justo después de finalizar la audiencia de los alegatos finales, sin tomar el plazo habitual de varios días para analizar los argumentos de las partes y dictar el fallo.

«El mensaje del sistema de justicia es que se está sancionando a los periodistas que investigan y cumplen los elementales protocolos de información. Lo grave es eso. Se está sancionando a un periodista reconocido que no había cometido ningún acto delictivo», dijo.

El abogado manifestó su preocupación por la suerte que puede correr Paola Ugaz, quien también ha sido querellada por Eguren por difamación agravada a raíz de una serie de mensajes en Twitter donde lo acusaba de tráfico de terrenos, conclusión de una investigación que llevó a cabo en un documental televisivo.

«Sabemos que aquí en la Corte de Piura vamos a correr la misma suerte. Están utilizando el sistema de justicia para reprimir», advirtió Rivera sobre este proceso que lo lleva el Quinto Juzgado Unipersonal Penal de Piura.

Eguren había solicitado en sus querellas presentadas en junio y octubre de 2018 tres años de prisión para los periodistas y 200.000 soles (unos 60.000 dólares) en concepto de indemnización.

Salinas y Ugaz son autores del libro «Mitad monjes, mitad soldado», donde recopilan los testimonios de distintas víctimas de abusos físicos, psicológicos e incluso sexuales cometidos en el Sodalicio, algunos de ellos cuando todavía eran menores.