Tokio, 1 jun (EFE).- La policía nipona ha detenido a dos hombres en relación con el robo de 1.400 millones de yenes (11,4 millones de euros) perpetrado de manera coordinada en 1.400 cajeros de Japón en un periodo de unas doras horas.

Los japoneses Tatsuo Nakazono y Katsuya Sahashi, ambos de 28 años y procedentes de la prefectura de Aichi, en el centro de Japón, fueron detenidos el martes como sospechosos de sustraer ilegalmente un combinado de 1,2 millones de yenes (9.750 euros), según datos policiales recogidos hoy por los medios nipones.

El robo coordinado se produjo el pasado 15 de mayo, cuando alrededor de un centenar de personas sustrajeron la multimillonaria cantidad en unas dos horas en 1.400 tiendas 7-Eleven , establecimientos 24 horas que cuentan con cajeros automáticos, en 17 regiones del archipiélago.

Los ladrones llevaron a cabo alrededor de 14.000 transacciones en las que retiraron la máxima cantidad de dinero permitida -100.000 yenes ó unos 813 euros- en cada operación.

Según la policía de Aichi, los dos detenidos habrían participado en la operación usando tarjetas de crédito fraudulentas a nombre de un hombre zimbabuense y un sudafricano.

La pareja habría reconocido ante la policía el robo del dinero que, según datos de la investigación recogidos por la agencia de noticias Kyodo, cometieron a cambio de unas decenas de miles de yenes a petición de un conocido, al que entregaron la suma.

Las autoridades japonesas, que identificaron a los hombres a través del análisis de las imágenes de las cámaras de seguridad y otros procedimientos, sospechan que los detenidos sacaron otros 2,6 millones de yenes (21.110 euros), según Kyodo.

De acuerdo a los datos de las transacciones, las tarjetas de crédito falsificadas y utilizadas para cometer el robo contenían datos de 1.600 cuentas de un banco sudafricano.

La policía japonesa, que continúa analizando las imágenes de los establecimientos, sospecha de la posible implicación de una organización criminal de Malasia, espera poder esclarecer cómo se obtuvo la información bancaria colaborando con las autoridades de Sudáfrica a través de la Interpol.