Estambul, 16 dic (EFE).- Cuatro soldados turcos resultaron heridos hoy en un ataque con morteros, atribuido al grupo terrorista Dáesh (Estado Islámico) en un campo de entrenamiento de fuerzas iraquíes cerca de Mosul, informa el diario turco Hürriyet.

El ataque se dirigió contra el cuartel central de las fuerzas suníes en Bashika, un municipio a una veintena de kilómetros al noreste de Mosul, ciudad controlada por Dáesh desde junio de 2014.

Los cuatro soldados heridos fueron evacuados en helicóptero a la ciudad de Sirnak, en el sureste de Turquía, señala el diario.

Turquía mantiene instructores militares en este campo desde hace marzo y a inicios de diciembre envió un refuerzo de unos 600 soldados con una veintena de tanques para proteger a los formadores, lo que suscitó protestas de Bagdad.

Tras varios días de negociaciones, Ankara retiró parte de los militares y varios tanques de Bashika y los trasladó al cercano Kurdistán iraquí, donde mantiene otro programa de entrenamiento de “peshmerga” kurdos.