Madrid, 27 abr (EFE).- Cruz Roja y Oxfam Intermón han preparado ya la ayuda de emergencia que van a enviar a Nepal en un avión que tiene previsto salir hoy de Madrid, fletado por el Gobierno con material de emergencia y de apoyo a la búsqueda y rescate de las víctimas del terremoto.

La Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid) tiene preparado un Airbus de carga, que previsiblemente volará hoy con unas 30 toneladas de material de emergencia (médico y unidades de potabilización y transporte de agua), que ha puesto a disposición de las ONG para que trasladen su ayuda.

Cruz Roja y Oxfam Intermón ponen a disposición de los ciudadanos que quieran ayudar a los damnificados por el terremoto una serie de canales y cuentas bancarias para aportar donaciones.

Entre el material aportado por Cruz Roja, se incluyen 3.200 mantas, 1.680 toldos plásticos, 1.200 bidones de plástico plegables y 507 sets de cocina familiares.

Además, Cruz Roja Española ha destinado una primera ayuda de emergencia de 30.000 euros para apoyar las tareas de búsqueda y rescate de la Cruz Roja Nepalí, que está trabajando desde el terreno ayudando en el rescate y administrando ayuda y primeros auxilios a los heridos.

Recuerda que la Cruz Roja Nepalí tiene gran experiencia en la respuesta a catástrofes naturales y juega un papel determinante en los planes de contingencia ante desastres del gobierno del país.

La Federación Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR) ha puesto en marcha una operación internacional para proveer de ayuda humanitaria y asistencia a las víctimas del terremoto, movilizando recursos humanos y materiales de ayuda procedentes de diversos países de la región y de los centros logísticos regionales en Kuala Lumpur y Dubai.

Por su parte, Oxfam Intermón ha organizado un envío de suministros relacionados con el abastecimiento de agua y saneamiento, así como para facilitar cobijo a los afectados.

El envío consta de depósitos flexibles que permiten almacenar grandes cantidades de agua, puntos de distribución, cubos para que la gente pueda recoger agua y llevarla hasta sus casas, además de placas para construir letrinas de emergencia y plásticos para construir albergues en estos primeros momentos.

Oxfam destaca que las principales necesidades son el rescate de personas, el suministro de agua, comida y albergue para los afectados, porque muchas personas están durmiendo en la calle y tienen miedo.

La responsable de Agua y Saneamiento Humanitario de Oxfam, Mariona Miret, ha asegurado que el Gobierno les ha pedido que no regresen a sus casas «ya que desde el primer terremoto ha habido 65 réplicas y la electricidad y el agua están cortadas, por tanto proporcionar agua potable es urgente».

En estos momentos, una de las principales preocupaciones es la situación humanitaria de las ciudades y aldeas próximas al epicentro del terremoto, explican las ONG, ya que muchas carreteras han quedado destruidas o cortadas por los desprendimientos de rocas, lo que dificulta los esfuerzos de búsqueda, rescate y socorro de las víctimas.