Ginebra, 7 jun (EFE).- El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) anunció hoy la retirada de Yemen de 71 trabajadores por “una serie de incidentes” de seguridad y “amenazas” contra el equipo de ese país, que vive inmerso en un conflicto.

El director de operaciones del CICR, Dominik Stillhart, recordó en un comunicado que la Cruz Roja ha estado en Yemen desde 1962, si bien ahora ve “tendencias peligrosas” sobre el terreno contra la organización, una de las pocas presentes en ese país.

De acuerdo con el Comité, sus actividades (servicios quirúrgicos, visitas a detenidos y el suministro de agua potable y de alimentos, entre otras) “han sido bloqueadas, amenazadas y directamente señaladas como objetivo”.

“Vemos un intento riguroso de instrumentalizar a nuestra organización como pieza en el tablero del conflicto”, lamentó Stillhart, cuya organización responsabiliza a todas las partes implicadas de la falta de seguridad.

La delegación del CICR en Yemen ha recibido ya en el pasado “numerosas amenazas”, pero ahora la organización ha decidido que “no puede aceptar riesgos adicionales menos de dos meses después de que un hombre armado matar a un miembro del personal”.

“La seguridad de nuestro personal, que está siendo intimidado por partes en el conflicto, es un requisito innegociable para nuestra presencia y nuestro trabajo en Yemen y es una absoluta prioridad”, explicó el CICR.

En este sentido, instó a todas las partes enfrentadas a proporcionar garantías “concretas, sólidas y prácticas para que pueda proseguir su trabajo en Yemen”.

“Esperamos poder seguir con la labor de prevenir y aliviar el sufrimiento de la gente atrapada en medio del conflicto, pero tenemos que tener el total consentimiento de todas las partes en el conflicto basado en unas garantías sólidas”, recalcó Stillhart.

Yemen es escenario de un conflicto abierto desde 2014, cuando los rebeldes hutíes ocuparon Saná y otras provincias, y que se recrudeció en marzo de 2015 con la intervención de la coalición militar integrada por países suníes y liderada por Arabia Saudí a favor de las fuerzas leales al presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi.