Zagreb, 16 oct (EFE).- Croacia anunció hoy que se coordinará con Eslovenia para reorientar a ese país a los refugiados que le llegan desde Serbia, mientras Liubliana ha enviado hoy fuerzas policiales adicionales a la frontera croata, después de que Hungría anunciase el cierre de su frontera a la medianoche.

“Desviaremos la ruta hacia Eslovenia”, dijo el ministro del Interior croata, Ranko Ostojic, a la televisión pública croata HTV, en respuesta a la pregunta de cómo reaccionará el Gobierno al cierre de la frontera húngara anunciada hoy por Budapest y que comienza a regir a partir de las 0.00 (22.00 GMT) del sábado.

Su homóloga eslovena, Vesna Györkös Znidar, ha enviado fuerzas adicionales para reforzar el control en la frontera con Croacia, informó la agencia de noticias eslovena STA.

La ministra eslovena dijo que está acordando con el país vecino puntos de entrada para los refugiados.

Por su parte, el primer ministro de Eslovenia, Miro Cerar, ha convocado para mañana el Consejo de Seguridad Nacional para tratar sobre la crisis de refugiados.

Más de 185.000 refugiados entraron en Croacia desde que hace un mes Hungría sellara su frontera con Serbia, lo que desvió hacia Croacia la ruta de los Balcanes de los refugiados.

Dado que la gran mayoría de ellos no quería permanecer en Croacia sino seguir viaje a Europa occidental en busca de asilo, Zagreb les ha facilitado hasta ahora su traslado a la frontera con Hungría, desde donde continuaban hacia Austria y Alemania.

“Croacia transportará a los refugiados hasta Cakovec (en el noroeste de Croacia), desde donde pasarán a Eslovenia por tres pasos fronterizos que son Macelj y Mursko Sredisce, por carretera, y Mursko Sredisce por vía férrea”, precisó Ostojic.

“Toda esa gente quiere llegar a Alemania. Si no van allí a través de Hungría, la alternativa lógica es que vayan a través de Eslovenia”, declaró por su parte la ministra de Exteriores croata, Vesna Pusic.

No obstante, precisó que su país irá enviando a los refugiados a Eslovenia conforme lo vaya acordando con las autoridades eslovenas.

“Croacia acordará los envíos de los refugiados con las autoridades eslovenas, lo que ellos puedan ir recibiendo. Nos pondremos de acuerdo con ellos respecto al número”, explicó.

La jefa de la diplomacia croata calificó de “absolutamente incomprensible” la política de Budapest de levantar vallas y sellar sus fronteras.

Aseguró que Croacia no está amenazada por ninguna catástrofe humanitaria ni de otra índole, y que ese tipo de transporte de refugiados funcionará mientras Austria y Alemania no cierren sus fronteras.

“Si Austria y Alemania cierran sus fronteras, se producirá una reacción en cadena. Las cerrará Eslovenia también, y así tendrá que hacerlo Croacia. Pero hasta tanto no vamos a cerrar”, dijo Pusic.

La ministra croata expresó la esperanza de que, antes de que algo así ocurra, la Unión Europea (UE) ultime con Turquía un acuerdo para frenar la llegada masiva de refugiados desde ese país.

También Austria, ante la evolución de la situación en sus países vecinos y la expectativa de que los refugiados lleguen ahora por puntos fronterizos con Eslovenia en los Estados federados de Carintia y Estiria, y menos al de Burgenland, fronterizo con Hungría.

El portavoz policial Rainer Dionisio informó hoy a la agencia austríaca APA que se ha solicitado el envío de más soldados y policías a los puntos donde se esperan a los refugiados.

Las autoridades austríacas harán “controles sistemáticos de las fronteras” en esos puntos a partir de las 20.00 hora local (18.00 GMT) de mañana, precisó el portavoz.