Ginebra, 23 jul (EFE).- El segundo banco helvético, Credit Suisse, aumentó un 36 % su beneficio neto hasta 1,1 millones de francos (1.048 millones de euros) en el segundo trimestre con respecto al mismo periodo del año anterior.

Los resultados, mucho mejores de lo que los analistas esperaban, incluyen una dotación de 1.600 millones de francos (1.525 millones de euros) para afrontar el litigio fiscal en Estados Unidos.

Precisamente, en el mismo periodo del año anterior, Credit Suisse logró solamente 500 millones de euros a causa del pago de una enorme multa de más de 2.600 millones de dólares para saldar el litigio fiscal en Estados Unidos.

Con respecto al primer trimestre, el resultado permanece estable, señala el banco en un comunicado, en el que añade que todas las divisiones del banco han conseguido buenos beneficios.

El beneficio antes de impuestos ascendió a 1.600 millones de francos (1.526 millones de euros), un alza del 7 por ciento con respecto al trimestre anterior.

Asia Pacífico fue la región que mejores resultados consiguió, algo que fue destacado por la entidad, que va a apostar por la expansión en esta zona del mundo.

En los sectores de Banca Privada y Gestión de Fortunas los resultados antes de impuestos fueron de 937 millones de francos (893 millones de euros) comparados con una pérdida de 749 millones de francos el año anterior (714 millones al cambio de hoy).

La dirección del banco ha anunciado en un comunicado que antes de final de año establecerán una nueva estrategia y un nuevo modelo comercial que les permitirá «un crecimiento duradero y rentable».

El día 1 de julio el marfileño Tidjane Thiam substituyó al estadounidense Brady Dougan como director ejecutivo del banco, y el nuevo directivo se ha propuesto remodelar la entidad financiera.

Según Thiam el nuevo modelo comercial deberá garantizar que los resultados sean menos volátiles.

El banco cuenta actualmente con 46.000 empleados en todo el mundo.