Seúl, 31 mar (EFE).- El Ejército de Corea del Norte ha reforzado su vigilancia en la frontera con Corea del Sur instalando unos 200 nuevas puestos de observación, indicaron hoy fuentes militares surcoreanas, en plena fase de tensión entre ambos países.

Las tropas al servicio del líder Kim Jong-un “han sido observadas desde finales del año pasado levantando rápidamente puestos de observación a lo largo de la Zona Desmilitarizada (DMZ)”, indicó la fuente a la agencia surcoreana Yonhap, mientras las autoridades de Seúl todavía no han confirmado oficialmente esta información.

Se trata de estructuras de hormigón de varios metros de alto y en cada una de ellas habría uno o dos centinelas, explicaron varias fuentes a la agencia.

Aunque se desconoce el motivo del aumento de la vigilancia norcoreana en la frontera del paralelo 38, la noticia llega en un momento marcado por la tensión entre Norte y Sur desde la cuarta prueba nuclear y el ensayo de misiles que Pyongyang realizó en los dos primeros meses del año.

Desde entonces ambos países han llevado a cabo diversos ejercicios militares y han intercambiando amenazas.

Tampoco se descarta, sin embargo, que la acción del régimen de Kim pueda estar en parte orientada a evitar deserciones al Sur de soldados norcoreanos a través de la DMZ, algo que ha ocurrido en algunas ocasiones en los últimos años.

La DMZ que separa a las dos Coreas es una franja de 257 kilómetros de largo y unos 4 de ancho que está cubierta de minas terrestres y fuertemente vigilada por los dos ejércitos, por lo que cruzar de un lado a otro es una acción muy arriesgada.

Corea del Norte despliega en la frontera más del doble de tropas que Corea del Sur, según datos de Seúl.

Norte y Sur permanecen técnicamente enfrentadas desde la Guerra de Corea (1950-53), que finalizó con un armisticio nunca reemplazado por un tratado de paz definitivo.