Saná, 26 jul (EFE).- Los combates en Yemen entre los rebeldes hutíes y las fuerzas leales al presidente Abdo Rabu Mansur Hadi prosiguieron hoy, antes del comienzo de la tregua humanitaria anunciada unilateralmente por la coalición liderada por Arabia Saudí, que hoy lanzó decenas de ataques contra los rebeldes.

Por su parte, el movimiento rebelde chií dijo que no ha tomado “ninguna postura” respecto a la tregua, que entra en vigor a las 23.59 hora local del domingo (20.59 GMT), ya que, según ha insistido, hasta el momento no ha sido informado oficialmente de la misma.

El presidente de la Comisión Suprema Revolucionaria, máximo órgano de los hutíes, Mohamed Ali al Huti, dijo que no tomará “ninguna postura, positiva ni negativa, hasta que haya una notificación oficial de la ONU”, según la agencia de noticias oficial Saba, controlada por los hutíes.

En la jornada de hoy, aviones de la coalición liderada por Riad atacaron la casa del expresidente de Yemen del norte Ahmed al Gashmi, en el barrio de Dalaa Hamdan, en el oeste de la capital Saná.

Según informaron a Efe fuentes de los rebeldes, el ataque causó la muerte de dos persona y heridas a otras doce.

El barrio de Dalaa Hamdan se había visto sacudido pocas horas antes por más de diez ataques contra la base militar de Al Istiqbal, en manos de los rebeldes, según informaron a Efe testigos.

La cercana base aérea de Al Gush también fue golpeada por los aviones árabes, sin que se conozca si se produjeron víctimas entre los hutíes que usaban estas dos bases militares.

En la provincia de Shabua, en el sur del Yemen, fue blanco de los bombardeos la vivienda del general leal a los hutíes Awad Mohamed bin Farid, el cual salió ileso del bombardeo.

Al menos siete personas que lo acompañaban resultaron heridas en el ataque, mientras que otras siete quedaron atrapadas en los escombros de la casa del general.

Aparte de los bombardeos, sobre el terreno prosiguieron un día más los combates entre las fuerzas leales al presidente Mansur Hadi, exiliado en Arabia Saudí, y los combatientes hutíes y sus aliados.

En la provincia de Lahach, las milicias progubernamentales registraron avances, según la oficina de la agencia yemení Saba con sede en Arabia Saudí.

La agencia precisó que las fuerzas fieles a Hadi se hicieron con el control de las zonas de Al Wuht y Sabr, situadas entre la ciudad costera de Aden y Lahach, tras dos días de violentos enfrentamientos.

Saba indicó que 20 combatientes hutíes y otros ocho de la milicia “Resistencia Popular” afiliada al Gobierno yemení perdieron la vida en esos choques.

Fuentes de la resistencia sureña, leal a Hadi, indicaron a Efe que sus fuerzas cuentan con el apoyo aéreo de la coalición y se dirigen hacia la base “estratégica” de Al Anad, situada a unos 60 kilómetros al norte de Adén, recientemente reconquistada por las tropas gubernamentales.

Las fuerzas leales a Hadi han avanzando en el sur del país frente a los rebeldes en las pasadas semanas y el día 17 el Ejecutivo yemení en el exilio anunció su intención de regresar a Adén, de donde fue expulsado por los hutíes a mediados de marzo.

La resistencia sureña anunció hoy en su cuenta de Twitter la captura de dos importantes dirigentes hutíes en Aden, entre ellos el hermano del líder rebelde Abdelamalek al Huti.

Los hutíes no se han pronunciado, mientras que la Resistencia dijo que sus combatientes lograron hacer prisioneros a Abdelkarim al Huti (hermano del máximo dirigente del movimiento rebelde chií) y a Abu Yehia al Huti, sin ofrecer más detalles al respecto.

Asimismo, horas antes del inicio de la tregua atracó en el puerto de Adén el tercer barco con ayuda humanitaria de la ONU con suministros suficientes para 192.000 personas, anunció el Programa Mundial de Alimentos.

Esta noche debería de parar la violencia, al menos los bombardeos de la coalición árabe, que ayer anunció una tregua humanitaria unilateral de cinco días, cuando se cumplen cuatro meses del comienzo de la intervención militar contra los rebeldes.

El presidente Hadi ha solicitado a su anfitrión, el rey saudí Salman bin Abdelaziz, un nuevo alto el fuego para facilitar el reparto del mayor número posible de ayuda humanitaria y medicamentos, después de que fracasara la anterior tregua a mediados de julio.

A pesar de que fue auspiciada por la ONU y aceptada por las partes en conflicto, la tregua fue violada sobre el terreno y en ningún momento respetada por la coalición árabe, que sí está posibilitando la llegada de ayuda humanitaria vía mar a Adén.

Las organizaciones humanitarias y organismos internacionales han advertido de la situación humanitaria dramática en el Yemen, donde cerca de 80 por ciento de la población necesita asistencia después de cuatro meses de conflicto.